Día 68. Real Sociedad-Granada (2-1): el Sergio feliz

Quedaban lejos, extremadamente lejos, las imágenes de un Sergio Canales feliz. Nos compartió su batería de emociones durante un proceso de recuperación más duro mentalmente que en el apartado físico, sonrió como un tipo como él es capaz de lucir, y así es como se convirtió otra vez en niño en su reencuentro con el césped.

Sin embargo, en lo importante, su fútbol, aún carecía de color. Pero no por mucho tiempo. Porque su rodilla hoy vuelve a responder, y más importante, genera puntos. Lleva dos semanas consecutivas imponiéndose en la zona que agigantó su figura, la mediapunta, lo que le convierte en pieza importante en el último tramo de la 2017-18.

Sigue leyendo

Dia 67. Valencia-Real Sociedad (2-3): el solar de Soler

Valencia y Real Sociedad dejaron claro que, más que el nivel del juego, lo que les diferencia es su presente. Sin ser ninguno de los dos un equipo excesivamente clarividente con balón durante 90 minutos, los realistas compensaron mejor sus carencias, y sobre todo durante más tiempo,  con el extra de energía que solo tienen los equipos  que luchan por un motivo mayor que el de respetar a su afición. Europa jugó de blanquiazul.

Sigue leyendo

Día 66. Real Sociedad-Deportivo (1-0): supervivencia en mínimos

El encuentro

XI: Rulli; Zaldúa, Navas, Íñigo, Yuri; Xabi Prieto, Illarramendi, Zurutuza; Vela, WJ, Oyarzabal (4-3-3)

Bajas: Carlos Martínez, Agirretxe, Guridi

Dépor: Lux; Juanfran, Albentosa, Sidnei, Luisinho; Fajr, Bergantiños, Borges, Kakuta; Colak, Andone (4-4-2)

El balón corrió para la Real Sociedad durante 60 minutos, y la Real Sociedad corrió detrás del primero durante el resto del tiempo. La gran primera hora de juego txuri-urdin bastó para deshacer a un Deportivo que ya de por sí llegaba deshilvanado de fábrica. Con la continuación del once de gala,  los espacios de Barcelona se repitieron en Donostia con la evidente distancia colosal entre la autosuficiencia individual de uno y otro rival, condición sine qua no podría entenderse por qué la Real sobreviviera esta vez a los -pocos- malos ratos que le planteó el equipo coruñés.

Sigue leyendo