Día 63. Atleti-Real Sociedad (1-0): paso al pase de Zubeldia

“[…] si les exigimos a nuestros jugadores demasiada paciencia y demasiada tranquilidad de inicio, quizás les confundiremos. Y si les pedimos energía y electricidad, quizá nos suicidaremos. No es sencillo encontrar el equilibrio entre ser frío y paciente y enérgico y ofensivo. Hemos de encontrar la dosis justa de cada cosa”.

Pep Guardiola, la metamorfósis de Martí Perarnau

El encuentro

XI: Rulli; Odriozola, Navas, Íñigo, Yuri; Xabi Prieto, Zubeldia, Granero; Carlos Vela, Willian José, Canales (4-3-3)

Bajas: Carlos Martínez, Agirretxe, Guridi, Illarramendi

Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe Luis; Koke, Gabi, Saúl, Carrasco; Griezmann, Torres (4-4-2)

Querer ganar al Atlético de Madrid significa estrujarse la cabeza. Y justo después, antes de alcanzar la locura, aceptar que quizá con haberlo intentado ya es suficiente. Precisamente la cita que da entrada a este texto es uno de los cientos pensamientos que Guardiola, el hombre reflexivo del fútbol moderno, aireó antes de caer eliminado en un cruce de Champions League. Allí, en Múnich, Pep construyó todo recurso bélico imaginable. Y aun así cayó.

Y es que sea cual sea el estado de forma del equipo colchonero (actualmente no goza del mejor), la siguiente es una realidad aplastante: la previa, el durante, y la mayoría de veces (como en este caso el martes) el después de los duelos frente al equipo de Simeone son de gran desgaste.

La Real Sociedad saltó al Calderón a saltarse, Igor Zubeldia mediante, el pressing del equipo local. Tras la fallida concesión a Granero en Vitoria, Sacristán eligió entregar la primera fase de salida al joven canterano, de primer toque y el desplazamiento en largo actualmente más capacitado que el centrocampista madrileño. Siendo sus movimientos y decisiones una buena pequeña muestra de la altura que Zubeldia podría alcanzar en el futuro (hasta ayer no había un jugador que hubiese reducido tanto la diferencia de nivel respecto a Asier Illarramendi), al centrocampista del Sanse le faltó estar bien acompañado; Xabi Prieto (sustituido en el segundo tiempo) y sobre todo Granero no protagonizaron su mejor actuación.

Mapa de pases de Igor Zubeldia. 90% de acierto en sus envíos (Foto y estadística de Squawka)

Durante unos primeros quince minutos ininterrumpidos de control (60-70% de posesión), dominio (el Atleti no robaba arriba) y continuidad (la Real Sociedad llegaba a la última parcela), a los blanquiazules les faltó el gol que hubiera coronado un muy buen inicio. Como viene siendo en las últimas jornadas, e incluso podría ampliarse a toda la temporada, la mordiente no es un rasgo distintivo del equipo de Eusebio Sacristán. El juego del conjunto txuri-urdin, en las buenas y en las malas, siempre ha sido más labrado que efectivo.

La Real Sociedad progresó hasta el último tercio del campo, donde se formó una “U” ante la falta de finalización (Foto: Squawka)

Tras el 1-0 la escuadra donostiarra no supo digerir la desventaja. Odriozola y Yuri (potenciados por Canales y Vela interiores) perdieron profundidad (la lesión del lateral derecho mermó aún más si cabe la producción atacante) al mismo tiempo que el Atleti necesidad de encontrar el gol.  Un gol en el que, por cierto, además de cometer un error Rulli (no tanto por la mala ejecución, sino por tomar la mala decisión de buscar en el medio una referencia aérea -perder la disputa en dicho área del campo supone una ocasión de peligro para el rival), Raúl Navas e Íñigo seleccionan erróneamente las marcas. Factor éste que facilitó (aún más) el serpenteo de un experto bailador como Filipe Luis. Este y otro despiste (la de la ocasión de Griezmann, que nace a partir de un saque de puerta de Oblak) fueron las únicas aproximaciones de un Atlético incapaz de encontrar una ruta de juego. Por lo menos la ofensiva en la noche de ayer.

En la defensiva, Gabi (espléndido segundo tiempo) ayudó a Godín y Savic a despejar todo balón que la Real enviara tras encontrarse en el vértice del área (el juego interior no existió; Willian José tocó cuatro balones). Ni Oyarzabal (desconectado en la posiión de interior zurdo), ni Juanmi (un pase en 15 minutos) intimidaron a un Atleti que, bajo su paraguas preferido (bloque bajo y el tiempo a favor), respiró con alivio hasta los últimos diez minutos. Y reitero que fue hasta el minuto 80 porque a partir de entonces, no ocurrió nada. Los rojiblancos de adueñaron del balón, la Real de la fatiga, y como dijo Filipe Luis al final del partido: “El Atleti ha ganado 3 puntos ante un rival directo. Una condición que, a partir de hoy, tristemente pasará a una mejor vida.

Eusebio: “Empezamos bien, pero el Atlético empezó a empujar y perdimos un poquito el control y a partir de ahí llegaron sus mejores momentos y llegó el gol. Nos dificultó mucho la posibilidad de tener el balón como lo estábamos teniendo, y nos faltaba un poco más de profundidad. Después del 1-0 se nos ha complicado un poco más […] Hemos tratado en el segundo tiempo de ir a buscarles, sabíamos que nos podían esperar, hemos tenido paciencia para atacar pero no hemos tenido ocasiones claras como para haber conseguido el empate”   

Simeone: “Salvo en los primeros 15 minutos, en los que la Real empezó mejor, después el equipo comenzó a dominar mejor el partido, a dominar las situaciones de peligro que había en el partido […] El portero [Rulli] estuvo fantástico, hizo una actuación fantástica salvando situaciones muy complicadas”

↑Aplauso de la semana: Igor Zubeldia

↓Suspenso de la semana: Esteban Granero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s