Día 62. Real Sociedad-Leganés (1-1): tarde a la cita de la victoria

“Un hombre solo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse”

Gabriel García Márquez

El encuentro

XI: Rulli; Odriozola, Navas, Martínez, Yuri; Bergara, Zubeldia; Canales, Xabi Prieto, Juanmi; Willian José (4-3-3)

Bajas: Agirretxe, Carlos Martínez, Carlos Vela, Illarramendi, Guridi, Granero

Leganés: Herrerín; Tito, Mantovani, Siovas, Rico; Rubén Pérez, Erik Morán; Samu, Gabriel, Szymanowski; Guerrero (4-2-3-1)

Leganés es solo un nombre. La capacidad de su estadio, una cifra. Dos detalles que el fútbol ignora, por lo menos a la hora de otorgar el premio de la victoria. Los puntos son para quien trabaja, madura y define su camino. ¿Un ejemplo? Uno cercano: la Real Sociedad en el partido de la primera vuelta. Entonces los de Garitano no pudieron ante un equipo agigantado en cuerpo y espíritu. La Real desconocía la definición de vulnerabilidad. Y ante un equipo bien ordenado como era -y es- el de Asier Garitano, los de Sacristán completaron la mejor actuación fuera de Donosti. Y es aquí, en la capital, donde nos detenemos unos meses después.

“Nosotros apretamos muy arriba en la primera vuelta, y sufrimos una barbaridad porque cada balón que recibían los tres de arriba nos hacían mucho daño”. Asier Garitano en la previa del Real Sociedad-Leganés 

En la capital guipuzcoana se enfrentaron este fin de semana dos equipos de misma talla, pero diferente desgaste respecto al partido de Butarque. Porque a pesar de una nueva demostración de Willian José en el primer tiempo, la Real no se sintió anfitriona hasta el segundo periodo. Hasta ese momento la activación de los laterales mediante diagonales (Navas/Rulli con Yuri y Zubeldia con Odriozola) fue la principal vía que el Leganés, hermético en la mayoría de las acciones visitantes, no pudo controlar del todo. Por lo demás, una primera acción (envío a la espalda de la defensa que no finaliza debidamente Canales en el mano a mano) y el pecho de Willian José (descargas) fueron lo más llamativo de una Real sin gas.

Sin Asier Illarramendi, Zubeldia significó la continuidad que Markel, a quien su carácter voluntarioso nadie niega, nunca pudo ofrecer. Con el habitual acierto (87% de acierto) de los primeros dos peones (Íñigo-Navas), Igor ayudó en la medida de lo posible al mediocentro del equipo. Sin Vela, Canales cargó continuamente la zona del mediapunta para, por un lado, despejar el carril a Odriozola, y por otro, acumular gente por dentro (Xabi Prieto  compensó sus movimientos acompañando al lateral derecho, pieza más profunda del equipo en 90 minutos de juego). Y lo cierto es que el cántabro fue de lo más positivo en un primer tiempo que, de no ser por el pavor que transmite el equipo realista en cada transición ofensiva del rival,  podría haber tenido un resultado de mayor igualdad al descanso.

En el mapa de pases de Igor Zubeldia (referido al 1T) se aprecia su conexión con Odriozola (Foto: Squawka)

Sin embargo jugadores como Szymanowski o Guerrero nunca fueron detectados (la acción del 0-1 como muestra), y en cada contraataque había tiempo y espacio para que el rival pensara. O lo que es lo mismo, hiciera daño a la defensa.

Sacristán no movió el banquillo, pero sí la disposición de su equipo en el segundo tiempo. A una con un nivel de vértigo acorde a las circunstancias del momento, pero contraproducente para dos de sus piezas. Canales y Juanmi intercambiaron la banda y automáticamente perdieron presencia en el juego. El contrapunto a esto último es que Markel (actuando de tercer central en fase de salida de balón) cedió definitivamente el mando a Zubeldia. Y aunque sin profundización ni peligro aparente, los de Sacristán pisaban más (aunque no mucho mejor) el último tercio.

Acción del 1-1. Odriozola encuentra la superioridad en su talento.

Tras el 1-1 (que necesita de dos palabras para explicarse: Álvaro Odriozola) Eusebio Sacristán reactivó a Canales eligiendo a Oyarzabal para ocupar su lugar. Desde entonces el mediapunta santanderino centró, y sobre todo atrasó, su posición. Como nunca en la Real Sociedad, distribuyó desde el lugar del mediocentro.

Mapa de pases de Sergio Canales en la última media hora (Foto: Squawka)

Con tres jugadores en la retaguardia (dos centrales y Markel/Gaztañaga), la visión de Canales se rodeó de parejas (Yuri-Oyarzabal, Juanmi-Willian José, Odriozola-Xabi Prieto) que el Leganés no pudo frenar tan fácilmente como en la primera hora de encuentro (el mano a mano de Oyarzabal y Juanmi, la ocasión de Prieto en el 74’…). Su labor, en cambio, fue recompensada con un empate que la Real, de haber llegado antes a su encuentro con la propuesta de la última media hora, debía haber evitado.

Eusebio: “Una pena porque hemos trabajado el partido para ganarlo, sobre todo en el segundo tiempo. Hemos dominado, controlado, hemos tenido ocasiones… […] El equipo se ha rehecho después de un primer tiempo en el que nos ha costado encontrar nuestro juego”

Garitano: “Hemos competido bien. Una primera parte en la que hemos tenido la suerte de que en la primera jugada del partido no se hayan puesto por delante. Luego hemos hecho el 0-1, nos sentíamos bastante cómodos. […] En la segunda parte nos ha costado un poco más y nos han marcado el gol. Queríamos alargar más el partido para tener más situaciones de contraataque pero nos hemos defendido”

↑Aplauso de la semana: Sergio Canales

↓Suspenso de la semana: Markel Bergara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s