Día 60. R. Sociedad-Athletic (0-2): mensaje caduco

En el último gran derbi la Real Sociedad había jugado para crecer; arriesgó a conciencia y aprendió en la derrota más señalada. San Mamés fue el punto de partida definitivo antes de acostumbrarse a las victorias que ubican hoy al equipo entre los nobles más pudientes de La Liga. Desde esta perspectiva, la derrota de ayer en Anoeta tiene un significado muy diferente al resultado de la primera vuelta. Porque aunque Valverde volviera nuevamente a jaquear a Sacristán mediante una presión colectiva, esta vez la Real no contaba con razones que exculparan una pobre actuación. O por lo menos ninguna relacionada con la capacidad de los jugadores a la hora de implantar el estilo de juego. El mensaje de equipo en proceso de crecimiento ya caducó para el conjunto de Eusebio, y lo que ahora necesita es reinventarse.

XI: Rulli; Odriozola, Navas, Íñigo, Yuri; Xabi Prieto, Illarramendi, Zurutuza; Vela, Juanmi, Oyarzabal (4-3-3)

Bajas: Willian José, Agirretxe, Carlos Martínez

Athletic: Kepa; Bóveda, Yeray, Laporte, Balenciaga; Lekue, Beñat, San José, Muniain; Williams, Raúl García (4-4-2)

Los primeros treinta minutos fueron los más rojiblancos. Hasta el 0-1 (o mejor dicho, hasta que el Athletic perdió parte de su firmeza defensiva y Vela maquilló la inferioridad en superioridad), Valverde y sus chicos provocaron la peor versión del conjunto realista, para quien el balón pasó de ser el medio a ser un problema durante el primer tiempo.

Raúl García e Iñáki Williams (completísimo partido de ambos en materia de presión y girar al equipo) empañaron la influencia de Illarramendi, figura poco complementada por los interiores (aspecto que luego mejoró en el segundo periodo), mientras Beñat y San José empujaban para oscurecer a estos últimos. La Real además se precipitó con los tiempos de sus aceleraciones, maduró poco las jugadas y en definitiva, perdió el sentido de su propuesta.

Entregada a la estrategia (balón parado) y los envíos directos -en su mayoría transiciones y diagonales de Íñigo y Navas-, la escuadra guipuzcoana no encontró argumentos ofensivos en el modelo asociativo que define su DNI. Tal fue el conflicto de su proposición que Juanmi contactó tan solo 6 veces con el balón en 45 minutos (cuatro de esas acciones fueron en el primer cuarto de hora).

Presión del Athletic, que focalizaba en el carril central, en el primer tiempo

La media de pases de David Zurutuza en los últimos 4 partidos* ha sido de 37 envíos. Esto significa que, comparado con las cifras de anteriores actuaciones (desde el derbi de San Mamés hasta el partido de Cornellá), está dando casi veinte pases menos por partido, ya que su media estaban en los 55,25 pases.

*La estadística cubre únicamente los encuentros en los que Zuru formó parte del equipo titular (partidos de Copa incluidos).

Pero más allá del volumen de su participación, la cifra de pases que David Zurutuza acumula cada siete días no es tan importante como la cualidad de los mismos. Mismamente el domingo, los momentos en los que plantó a su equipo en campo contrario fueron una buena muestra de su inconstancia; erra más y cuando su ingenio se humaniza, el juego colectivo se interrumpe. A este problema se une la baja de Willian José, el mayor productor de alternativas cuando la Real Sociedad ofrece su cara menos imaginativa.

Luego del 0-1, Carlos Vela discutió la autoridad a los leones. El mejicano, participativo por dentro y dirigiendo sus pases ondulados hacia el área que Yeray y Laporte dominaron a medias, equilibró el encuentro hasta el error de Odriozola en el 0-2. Un tanto este último que coincidió con los mejores minutos txuri-urdines. La Real encontró algo más de pausa y el ofrecimiento necesarios de sus centrocampistas (buenos minutos de Xabi Prieto en este sentido) para salir del trance.

La contrapartida de tal mejoría era que a esas alturas de partido, con media hora por delante y con dos goles en contra, el resultado requería más llegada. Por eso, y porque Juanmi no intimidaba en el área, Sacristán introdujo a Bautista, que en segundos volvió a fabricar remates a gol. Bautigol introdujo el único plus a un equipo que pretendió remontar sin nuevos matices en el planteamiento del segundo periodo. A medida que Aduriz castigaba con sus remates, la Real sollozaba sin encontrar la salida de socorro. Una puerta que esperemos el equipo no tenga que acudir cuando dentro de una semana, sin Illarramendi, el equipo de Eusebio tenga que jugar en el fortín de Vitoria.

Eusebio“El rival ha hecho las cosas muy bien, y nosotros lo hemos intentado de todas maneras, pero no hemos logrado entrar en lo mejor que sabemos hacer, que es controlar y dominar los partidos. […] Toca analizar porque se llevaron el premio y no pudimos en muchos momentos con el rival.”

Valverde“Afortunadamente después del 0-2 hemos sabido controlar la situación; no meternos muy atrás y evitando acciones de gol. […] Fue un partido bonito, jugado con mucho ritmo, unos momentos con más control y otros, con menos. Con el estilo de cada uno.”

↑Aplauso de la semana: Carlos Vela

↓Suspenso de la semana: Juanmi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s