Día 57. Las Palmas-Real Sociedad (0-1): ganó Hero

“Necesitamos héroes principalmente porque ellos ayudan a definir el límite de nuestras aspiraciones”

Scott LaBarge

El encuentro

XI: Rulli; Odriozola, Navas, Íñigo, Yuri; Xabi Prieto, Illarramendi, Zurutuza; Carlos Vela, Juanmi, Oyarzabal (4-3-3)

Bajas: Willian José, Agirretxe, Bergara, Carlos Martínez

Las Palmas: Javi Varas; Simón, Aythami, Bigas, Lopes; Vicente Gómez, Roque Mesa, Viera; Tana, Boateng, Jesé (4-3-3)

En un artículo que no he podido rescatar (tendréis que confiar en el que escribe) leí que Picasso llegaba a un punto en el que no controlaba constantemente su mano. Su ejecución artística era capaz de alcanzar un nivel inconsciente sin causar estragos en el resultado final. Un piloto automático que, como el de Xabi Prieto, llegó a este mundo sólo para causar admiración incluso en un día de poca inspiración.

El partido del capitán realista fue durante 75 minutos un motivo por el que el equipo de Setién corrió cuesta abajo durante muchas fases del partido. Y al revés, la Real Sociedad recurría a su capitán −y a Vela- en la tarea de activar a su jugador más profundo, Álvaro Odriozola. Entre una y otra cara, Xabi desequilibró la balanza individual con la acción del único e importantísimo tanto del partido.

Pero comencemos por el principio, porque esta no fue la tónica general del enfrentamiento; la Unión Deportiva de Setién tardó en identificar y cavar el agujero en la banda izquierda. La altura de su presión colectiva era variada y alternaba con dos opciones. Una primera en la que los canarios intentaban precipitar la salida de balón donostiarra, y una segunda en la que Navas e Íñigo Martínez contaban con el beneplácito del rival para conducir y acelerar la jugada casi en mediocampo, zona en la que los jugadores de segunda línea realistas (Zurutuza, Oyarzabal, Vela, Prieto) podían girarse en cuanto realizaban un buen movimiento en zonas intermedias.

En ambos casos la primera y segunda línea presionantes del equipo local dejaban la espalda descubierta. Como de costumbre, la amplitud de los laterales permitía a la Real poblar el sector de Roque Mesa, quien estuvo superado porque escoltas (Viera, Vicente) y ayudantes (extremos) se quedaban muchas veces a medio camino entre presionar arriba y esperar unos metros más atrás. Así pues la Real sentía que podía dirigir el sentido del juego y también transitar cuando Las Palmas atacaba con muchas referencias.

El mayor problema para el equipo guipuzcoano era que su jugada más peligrosa siempre era la misma, pero sin los mismos. Quizá (y sin quizá) con Willian José la superioridad en banda de Odriozola hubiera tenido, además de continuidad, una categoría de finalización muy distinta y mejor que la de ayer.

Mapa de pases de Asier Illarramendi en el 1ºT (Foto: Squawka)

Mapa de pases de Asier Illarramendi en el 1ºT (Foto: Squawka)

Progresivamente el conjunto isleño creció en confianza. Es cierto que la precisión y el talento de sus jugadores estaban logrando que el dominio realista tuviera un lado vulnerable, pero ahora además contaban con el balón (no lo perderían hasta el 0-1). Podían hablar a través de él. La sensación general era que en Gran Canaria se estaba practicando muy buen fútbol.  Los de Quique Setién lograron incrementar el porcentaje de sus posesiones, y dado que la Real no recurrió a Illarramendi para pausar el ritmo, Las Palmas comenzó a bailar.

Juanmi contactó 5 veces con el balón en el primer tiempo

Eusebio combatió la citada inferioridad en en el carril diestro (luego en el segundo periodo se acentuarían los problemas con la fatiga de piezas como Zurutuza) rotando a las tres figuras ofensivas (Oyarzabal pasó a la derecha, Juanmi a la izquierda y Vela al centro). El técnico txuri-urdin, más que cambiar, admitía el nuevo desarrollo del partido dotando a su equipo un carácter más contragolpeador, aunque con escaso resultado.

Por otro lado, la precipitación realista no encontraba en Juanmi una opción para ganar metros; eso solo sucede cuando Willian José está en el campo. A falta de un héroe en el vértice atacante, la mano de Hero Rulli emergió en el lado opuesto. Tras una espléndida actuación con los pies (detectó y conectó muy bien con el hombre libre en zonas alejadas), el guardameta argentino mantuvo (junto a Illarramendi) en pie a un equipo que en otras circunstancias nunca hubiera sobrevivido a esa segunda parte.

La derrota blanquiazul latía con fuerza, la Real no veía la luz ni en el rectángulo de juego ni en el área técnica, desde donde Sacristán ofreció soluciones (sustituyó a Juanmi por Canales y devolvió a Oyarzabal su lado natural) que poco tuvieron que ver con la victoria final. Ésta estaba encubierta en un error, el único reprochable del partido, de Javi Varas.

Que la Real cuenta con héroes se sabe desde hace mucho tiempo. Durante estos últimos años ha permanecido en Primera con cierta holgura gracias al talento. Anoche fue Rulli, mañana será Íñigo, y pasado Vela. La diferencia respecto al pasado es que ahora el juego acompaña. Y cuando no lo hace, el equipo siempre tiene la opción de acudir a ellos (además de que la tendencia resultadista acompaña). Un comodín que a fecha de hoy abre la posibilidad de soñar con la canción más bella del mundo futbolístico.

Eusebio: “Primer tiempo igualado en cuanto a control y ocasiones. Pero el segundo tiempo ellos han dominado y han tenido muchas oportunidades. Han podido hacer algún gol; a nosotros nos ha tocado defendernos. Gero [Rulli] ha estado muy bien. […] Hemos tratado de manejar el partido; ha habido fases en las que lo hemos conseguido. […] Ya en el segundo periodo, con el desgaste, ellos con su gran calidad y movilidad nos lo han puesto muy complicado.” 

Setién: “En cuanto a ocasiones y juego, sobre todo en la segunda parte, les hemos superado hasta la jugada del gol y alguna acción aislada que hemos concedido.  […] Ha sido un gran partido, un homenaje al fútbol, los resultadistas pensarán otra cosa, pero me quedo con las sensaciones positivas. Los jugadores han estado a un nivel altísimo y nadie le ha generado tantos problemas a la Real Sociedad como hemos hecho.”

↑Aplauso de la semana: Rulli

↓Suspenso de la semana: Eusebio Sacristán. Su equipo no dejó de pedir auxilio hasta el gol de Xabi Prieto. Antes, el técnico vallisoletano no fue capaz de reducir la superioridad y dominio canario del segundo tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s