Día 54. Real Sociedad-Osasuna (3-2): el último escenario

Faltaba la última pantalla. Un último villano al que la Real Sociedad de Eusebio Sacristán no había encontrado la manera de derrotar. Hasta ahora habíamos visto a un equipo inamovible en la ventaja, competidor en la igualdad, pero alérgico a las remontadas. El 5 de diciembre de 2015 fue el último día en que la Real sumó tres puntos tras recibir el primer tanto del partido. Lo hizo en el 90, y por entonces Agirretxe aún disfrutaba en el verde.

El encuentro

XI: Rulli: Odriozola, Elustondo, Navas, Yuri; Xabi Prieto, Illarramendi, Granero; Vela, WJ, Oyarzabal (4-3-3)

Bajas: Íñigo Martínez, Agirretxe, Bergara

Osasuna: Sirigu; Unai García, Oier, Bonnin; Berenguer, Tienza, De las Cuevas, Causic; Riviere, Kodro (3-5-2)

Para romper la tendencia de dicho excesivo historial el equipo txuri-urdin encaró a su némesis a tiempo, porque hasta el minuto 60 el Osasuna había sido dueño de un partido cuyo guión había diseñado el entrenador rojillo en su pizarra. El 3-5-2 de Vasiljevic funcionó como tal. La mayor tentación, que se convierte en problema, de dicho sistema suele ser convertir la línea de tres defensas en una de cinco, y como consecuencia, perder toda superioridad por fuera y por dentro.

Sin embargo el sistema navarro fue fiel al dibujo y logró mediante un pressing inesperadamente agresivo, entre otras cosas, oscurecer la salida de balón realista (inexistente en todo el primer periodo), minimizar el juego directo, y en definitiva, dirigir el encuentro a terreno donde mejor se maneja el Osasuna (disputas, robar y correr por el lateral, donde Clerc y Berenguer −sus mejores regateadores– marcan la diferencia en la banda).

dibujo-sistemas

Captura del pressing osasunista en el primer tiempo

Como se aprecia en la imagen, Miguel De las Cuevas (completó una primera media hora de fútbol excepcional) fue el protagonista en la espalda de Illarramendi tanto en el apartado defensivo (marcaje individual) como en el ofensivo (fue, junto a los movimientos sin balón de Kodro y Riviere, el hilo conductor de toda ofensiva osasunista). Junto a estos tres, con la aparición de un cuarto nombre, Berenguer, los contragolpes del Osasuna brillaron por su rotundidad en el sector derecho, raíz del peligro visitante.

La espalda y los movimientos ofensivos de Granero y Xabi Prieto, un problema constante durante el primer tiempo.

La presión realista partía con inferioridad desde la primera línea de presión, donde Willian José no encontraba apoyos frente a la línea de tres visitante. Un mal menor si Granero y Xabi Prieto hubieran ajustado la presión sobre sus pares (entre los dos sumaron una intercepción en 90 minutos, y un 11% de acierto en tackles). La poca consonancia defensiva entre las líneas realistas otorgaban al conjunto de Vasiljevic la oportunidad de correr (incluso desde área propia), como en la jugada del 0-1, que además de un malentendido entre Elustondo y Navas, es una combinación de pocos toques que se gesta porque Bonnín cuenta con tiempo y espacio para enviar un pase entrelíneas desde campo propio.

Vasiljevic en la previa: “La Real es un equipo que sale muy fácil desde atrás y luego acaban con mucha gente arriba”

Vasiljevic exteriorizó en la previa palabras sinceras hacia su rival, a quien concedía la virtud de saber relucir con facilidad su mejor arma. Sin embargo, aunque la disposición de la escuadra donostiarra fuera en todo momento madurar el juego, los de Sacristán no tuvieron más remedio que renunciar a sus mandamientos hasta el momento David Zurutuza. Hasta la sustitución de este último en el segundo tiempo nadie había ocupado como él los espacios libres de la segunda línea, siendo la jugada previa al córner del 1-1 una buena prueba de cómo David es insustituible en este equipo.

A partir de la igualada Osasuna comprendió la dificultad de Anoeta, comenzó a perder fuerza en su presión, y aunque siempre tuvo opciones para contraatacar, el salto cualitativo de Raúl Navas y la continuidad estadística de Illarramendi eliminó cualquier último pase rival. La Real olvidó momentáneamente la baja Íñigo Martínez (qué bueno es, y cómo se nota su ausencia) y se aprovechó de la inercia del encuentro, favorable a los guipuzcoanos, en la que Willian José contribuyó con un trabajo fundamental.

El brasileño cayó mejor a las bandas, oxigenó al equipo con su juego de espaldas −y pies-, y en consecuencia activó a Oyarzabal, que ejecutaría la pared de la remontada con Carlos Vela. El mejicano, más víctima que culpable debido al espeso juego del equipo (partía siempre en inferioridad numérica, viéndose incluso situaciones de 4vs1), fue reducido en el primer tiempo por la falta de ayudas (Odriozola con sus desdoblamientos fue de hecho el más punzante en la banda derecha) y la permanente falta de velocidad en la circulación del balón del equipo.

El manejo de los tiempos favoreció a Eusebio, que además de devolver el rostro al equipo con la entrada de Zurutuza, dio minutos al jugador más resolutivo de las últimas semanas (Juanmi) en el instante idóneo (encontró el gol a los dos minutos). El tanto del malacitano redujo la importancia del 3-2 de Jaime Romero, quien forzaría a Rulli a realizar la parada del partido dos minutos después.

Los tres puntos se quedaron en Donosti. Básicos por el valor clasificatorio, y mirando más allá, valiosos porque el equipo por fin se sabe capaz de superar cualquier escenario. Tener precedentes en todo tipo de victorias concede al equipo realista el recurso del recuerdo. Técnica provechosa para nunca olvidar que, manteniendo la actitud y energía necesarias, ganar siempre es una opción.

Eusebio: “La diferencia en la segunda parte respecto a la segunda es que teníamos que hacer nuestro juego; madurar más las jugadas y no querer terminarlas tan rápido, que es lo que no estaba pasando en el primer tiempo. Llevar el balón un poco más de una banda a otra porque el Osasuna cerraba muy bien las bandas cuando queríamos sacar por el mismo lado.” 

Vasiljevic“En el primer tiempo pudimos irnos con mayor ventaja en el marcador, pero en el segundo tiempo nos ha costado porque la Real es muy buen equipo. Elabora mucho las jugadas, llegan con mucha gente, han llegado con jugadores del centro del campo y lograron remontar el partido.”

↑Aplauso de la semana: Willian José

↓Suspenso de la semana: Xabi Prieto-Granero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s