CdR (1/4 ida) Real Sociedad-Barcelona (0-1): respeto real

Aún queda el partido del Camp Nou y la Real Sociedad ya sabe que, independientemente de lo que suceda al término de la eliminatoria, hay dos cosas que ha ganado: respeto y experiencia. En realidad lo primero viene gestándose desde noviembre, cuando hasta el propio Luis Suárez no quiso perderse la cita de Anoeta, siendo por lo tanto el del jueves un nuevo esbozo de lo que significa la Real de Eusebio Sacristán en estos momentos. O mejor dicho, una muestra del respeto que emana a sus rivales. En cuanto a la experiencia, hermana del aprendizaje, basta con haber paseado por los alrededores de Anoeta en el día más especial de la ciudad, signo de que el único secreto del éxito es buscarlo.

El encuentro

XI: Rulli; Aritz, Navas, Íñigo, Yuri; Xabi Prieto, Illarramendi, Zurutuza; Vela, WJ, Oyarzabal (4-3-3)

Bajas: Agirretxe, Bergara, Zaldúa

Barcelona: Cillessen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Digne; Rakitic, Busquets, Iniesta; Messi, Suárez, Neymar (4-3-3/4-4-2)

Entusiastas por romper la dinámica de su reciente historia en San Sebastián, y además motivados por el tropiezo de su eterno rival, el Barcelona presentó su cara más homogénea en Anoeta, netamente opuesta a la disparidad que el equipo suele ofrecer cuando está exigido defensivamente. Bajo un solido 4-4-2, las sombras barcelonistas diluyeron la salida de balón txuri urdin, generalmente densamente horizontal e inéditamente poco punzante en vertical. Hasta el minuto 28, momento en que los locales dieron cuenta de un fútbol poco definido, la Real Sociedad encontró en Xabi Prieto y Yuri dos motivos por los que jugar de forma más directa. Mediante el balón en largo a los costados (siendo Vela y Oyarzabal receptores de segundas jugadas) el equipo de Sacristán cosquilleó la zona de los tres cuartos de cancha. Aunque para su desgracia, otra vez Piqué y también Umtiti alejaron toda posibilidad de poder exigir a Jasper Cillessen algo que no fuera fiabilidad en el golpeo con los dos pies.

4-4-2-barcelonista

4-4-2-barcelonista en fase defensiva

En cuanto a la tarea defensiva, pesó en exceso que la circulación culé pasara por los pies de los mejores futbolistas del mundo. Con el factor del todocampismo de Leo Messi por encima de cualquier dificultad, el ejercicio de coordinación colectiva exigía uno muy diferente a cualquier precedente (quizá parecido al del partido frente al Sevilla de Nasri). Leo nunca estuvo del todo sujeto en el 4vs3 que Luis Enrique planteó con el argentino, Busquets, Iniesta (diferencial en la posesión y aceleración de toda iniciativa barcelonista) y Rakitic (o Sergi Roberto) frente a Illarra, Prieto y Zurutuza en el centro del campo.

El de Mutriku, como es normal, se vio tentado en varias jugadas de priorizar la presencia del rosarino sobre otras piezas virtualmente más peligrosas (no hay mayor amenaza en un campo de fútbol que Leo) y las piezas colindantes (Busquets, Iniesta, Suárez, Neymar) ganaron la partida con el mejor jugador realista “fuera de la partida” en muchas de las llegadas. Además el Barcelona inclinaba el campo hacia el costado izquierdo, donde Neymar y Elustondo disputaron una batalla netamente desigualada en favor del brasileño.

Desde la derrota en Eibar (69%) la Real Sociedad no había acumulado un porcentaje de acierto tan bajo en sus pases (71%).

Aunque sin mejoría en las finalizaciones, la Real ganó metros desde el comienzo del segundo periodo; ajustó su presión, enriqueció su salida (paso adelante de Zurutuza) y aunque la puerta trasera no estuvo del todo fortificada (el Barça siempre encontró el modo de transitar), los realistas se acomodaron en cierto tipo de igualdad que, en la práctica, no era tal (un partido de idas y venidas siempre favorece al más grande).

En cualquier caso la estadística no deja lugar a dudas: la Real no estrenó el contador de disparos a portería. Se marchó de Anoeta con dos aproximaciones destacables (el centro cerrado de Yuri que no encuentra rematador y el disparo de Illarramendi a media distancia) que obligan al conjunto donostiarra, que estará algo más descansado mental y físicamente en la vuelta, a encontrar la plenitud en Barcelona.

Eusebio: “No hemos tenido la fluidez, la precisión que el equipo ha tenido en partidos anteriores. […] Nos hemos encontrado a un Barça muy intenso que ha trabajado muy bien el partido. […] Cuando hemos tenido el balón nos ha faltado esa precisión que en otros momentos nos valía para dominar con más claridad los partidos y a los rivales […] Iniesta le da al equipo un control muy grande a la hora de tener el balón. Sus posesiones, el control, las pausas… el equipo siempre lo nota.”

Luis Enrique: “Destacaría la solidez defensiva del equipo en todo el partido. Sobre todo al inicio del mismo, que es cuando el rival está más fresco. […] Hemos estado muy bien cuando no teníamos el balón, cerrando las posibles combinaciones de la Real por dentro, evitando que llegaran muchas acciones a banda y consiguientes centros.”

↑Aplauso de la semana: Yuri Berchiche

↓Suspenso de la semana: Aritz Elustondo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s