Día 42. Deportivo-Real Sociedad (5-1): no es Gijón, es Zurutuza

“La Real nunca ha dejado esta temporada de ser un equipo de descenso. Mirar hacia arriba es un acto irrespetuoso con la seriedad de la competición, e irresponsable para un equipo que ni gana, ni sabe encontrar el camino para hacerlo”. 23/01/2016

Mi primera reacción tras la derrota de ayer fue recordar el 5-1 de Gijón con palabras que aquí mismo se escribieron. Me pareció un gran ejercicio para contextualizar el presente, valorar el mismo, y descubrir si las penas de entonces guardaban relación con las de ayer noche. Y efectivamente por suerte el resultado dio negativo.

Sencillamente porque la definición de las primeras tres líneas no representan a la actual Real Sociedad. Si en el pasado cada semana era un viaje diferente (fruto de la indefinición), ahora el equipo de Sacristán comparte cada siete días el mismo transporte y destino. La trayectoria del equipo es estable, su idea también, pero aún no controla del todo el medio (la dinámica del fútbol), generador constante de imprevistos. Bien porque la plantilla no ofrece muchas alternativas, y bien porque el entrenador no está dispuesto a trastocar demasiado un plan que ha generado el que hasta la fecha ha sido el fútbol más brillante de La Liga.

XI: Rulli; Carlos Martínez, Navas, Iñigo, Yuri; Xabi Prieto, Illaramendi, Canales; Vela, WJ, Oyarzabal (4-2-3-1/4-1-4-1)

Bajas: Zurutuza, Agirretxe, Gaztañaga, Bergara, Pardo

Dépor: Tyton; Juanfran, Albentosa, Sidnei, F. Navarro; Colak, Guilherme, Borges, Carles Gil; Babel, Florin Andone (4-4-2)

Culpar a la Real Sociedad de no saber afrontar la pérdida de David Zurutuza es culpar al Villarreal de no hacer lo propio sin Bruno Soriano. Al Sevilla sin Nasri. Al Real Madrid sin Luka Modric. Al Athletic sin Beñat. Al Celta sin Orellana. Al Eibar sin Dani García. A Las Palmas sin Roque Mesa. Jugadores que con sus pies contextualizan el juego de un equipo. En definitiva, once jugadores representados en uno, a quien encontrar una alternativa resulta incómodo y a veces hasta doloroso para cualquier entrenador.

David Zurutuza es el jugador con mejor media de entradas exitosas (3 por partido), tercer mejor jugador en intercepciones (2,7), mejor jugador no defensivo en porcentaje de pases (83,3%) y, sin necesidad de apoyo estadístico, el que mejor se mueve sin balón.

Y es así como la ausencia de un talento como Zuru (además en un estilo tan vertiginoso como el txuri-urdin) es una carga insoportable para cualquiera que ocupe su puesto. Sus números son insustituibles. A partir de tal premisa, que Sacristán probara en Riazor algo que se pareciera (reconversión de un mediapunta en interior) al excepcional Plan A resulta razonable. E igual de razonable será que no vuelva a repetir el mismo planteamiento después de vivir lo sucedido durante los 90 minutos.

Como en Pucela, el balance defensivo perdió fuerza por el interior. Borges y Guilherme fueron manifiestamente superiores a su par (Prieto-Canales), factor que perturbó a un Illarramendi que, además de obligado a salir de su zona, debía ocuparse de su espalda para evitar recepciones de Babel y Emre Colak (un dolor de cabeza).  Sin control alguno del balón (la Real progresó durante el primer periodo cargando el sector izquierdo del campo a través de Yuri, que con un 95% de acierto en el pase en la primera hora de juego, insinuó ser el más inspirado con la pelota), sumado al enredoso día de Iñigo y especialmente Navas, el de Mutriku acabó quemado entre tanta llama.

Mapa de calor de Asier Illarramendi (Foto: Squawka)

Mapa de calor de Asier Illarramendi (Foto: Squawka)

Canales y Prieto en cifras: 1/4 entradas exitosas, 1 intercepción, 1/2 duélos aéreos ganados. Nunca tan pocos números dijeron tanto.

Todas las ocasiones del Dépor (que es el equivalente a las mejores ocasiones del partido) siguieron una pauta. Los dos mano a mano de Andone (min. 6 y 12), el 2-0 y el 3-0 fueron desajustes individuales y/o colectivos a la hora de encimar sobre el poseedor del balón. Volviendo a incidir en el grupo, y sin tener ninguna intención de señalar particularmente a nadie, las acciones del siguiente vídeo ilustran perfectamente cómo el conjunto de Eusebio Sacristán está ideado para 11 elegidos, y que de momento hay poca cabida para un nombre y apellidos diferentes.

El balance defensivo del equipo donostiarra tiene piel pelirroja. Y sin David tampoco hay núcleo creativo. Por eso el de ayer es un aviso sonoro para Sacristán (en ningún caso un drama). Lo que está por venir requiere adaptación. Nuevas respuestas. Incluso el plan principal tiene fecha de caducidad si las variantes no llegan a tiempo. De esto último aún queda, siempre que las piernas del “17” respondan.

Eusebio“Desde el principio han sido superiores. […] No hemos sido capaces de encontrar las soluciones necesarias para contrarrestar  el buen hacer del Dépor. A partir de ahí ha sido claro el partido. […] Han encontrado posibilidades de pases en profundidad y han ganado nuestra espalda. Nos han creado muchos problemas, nos han hecho correr para atrás”.

Garitano“El Dépor llevaba tiempo jugando bien. […]  Hoy los jugadores han recibido el premio. […] Si no hubiéramos hecho el cuarto gol hubiéramos sufrido. Un equipo que está ne estas situaciones le cuesta cerrar los partidos. […] Hoy nos enfrentábamos a un gran rival. Ya os lo dije, para mí el mejor equipo que juega de La Liga. Sabíamos que un gol en el segundo tiempo podía generarnos nerviosismo”.

↑Aplauso de la semana: Yuri Berchiche.

↓Suspenso de la semana: Sergio Canales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s