CdR (1/16 vuelta). R. Sociedad-R. Valladolid (1-1): un fin con inicio

No había resultado que trastocara la percepción de Eusebio; un 1-3 en la ida no iba a cambiar lo que el de La Seca pretende llevar a cabo en esta edición de la Copa del Rey. Es manifiesto que a excepción de algún que otro matiz, sus hombres de guerra tienen nombre y apellidos hasta que el equipo donostiarra quede fuera de la competición. Aunque precisamente con la elección de los mejores, esta sea una opción que Sacristán no está dispuesto a contemplar.

Sigue leyendo

Día 44. Granada-Real Sociedad (0-2): lógica imperante

“Estamos avisados”. Las palabras de Eusebio Sacristán del viernes emanaban no arrepentimiento, sino cierto reconocimiento de haber intentado imitar algo inimitable. En su primer intento por reducir el impacto de la baja de David Zurutuza el equipo realista se desangró. La única lectura positiva de un resultado tan contundente como el 5-1 de Riazor es que la lección final fue transparente: en el futuro, cualquier alteración en el once de gala radicará en “tratar de explotar al máximo” las virtudes de los futbolistas que salten al campo. Dicho de forma más simple, si juega Canales que lo haga siendo él mismo y no otro. Y si el elegido es Granero, como ayer, que juegue en un entorno que potencie sus virtudes.

Sigue leyendo

Día 43. Real Sociedad-Valencia (3-2): cierra Yuri

No era un partido fácil. En verdad Riazor y Pucela nos adelantaron que ninguno lo es. La fusión de dos ambientes tan enrarecidos como el del Valencia y el de la Real Sociedad de la última semana podía dar resultado a los chés, que de argumentos futbolísticos llegaban escasos a Donosti. Sin embargo, la conjunción de bajas irreparables (sus centrales) por parte del equipo de Prandelli, y el retorno de David Zurutuza desequilibraban la igualdad en favor del equipo blanquiazul, el único color que se impuso ayer en Anoeta.

Sigue leyendo

Día 42. Deportivo-Real Sociedad (5-1): no es Gijón, es Zurutuza

“La Real nunca ha dejado esta temporada de ser un equipo de descenso. Mirar hacia arriba es un acto irrespetuoso con la seriedad de la competición, e irresponsable para un equipo que ni gana, ni sabe encontrar el camino para hacerlo”. 23/01/2016

Mi primera reacción tras la derrota de ayer fue recordar el 5-1 de Gijón con palabras que aquí mismo se escribieron. Me pareció un gran ejercicio para contextualizar el presente, valorar el mismo, y descubrir si las penas de entonces guardaban relación con las de ayer noche. Y efectivamente por suerte el resultado dio negativo.

Sencillamente porque la definición de las primeras tres líneas no representan a la actual Real Sociedad. Si en el pasado cada semana era un viaje diferente (fruto de la indefinición), ahora el equipo de Sacristán comparte cada siete días el mismo transporte y destino. La trayectoria del equipo es estable, su idea también, pero aún no controla del todo el medio (la dinámica del fútbol), generador constante de imprevistos. Bien porque la plantilla no ofrece muchas alternativas, y bien porque el entrenador no está dispuesto a trastocar demasiado un plan que ha generado el que hasta la fecha ha sido el fútbol más brillante de La Liga.

Sigue leyendo