Día 37. Leganés-R. Sociedad (0-2): a través de Jo₂sé

Un, dos, tres.

Un, dos, tres.

Un, dos… tres.

Un… dos.

Un… dos, tres.

Un…tres.

Tres.

El encuentro

XI: Rulli; Carlos Martínez, Navas, Iñigo, Yuri; Xabi Prieto, Illarramendi, Zurutuza; Vela, WJ, Oyarzabal (4-1-4-1/4-3-3)

Bajas: Zaldúa, Agirretxe, Granero, Markel

Leganés: Serantes; Víctor Díaz, Medjani, Ínsua, Rico; Rubén Pérez, Timor; Omar Ramos, Gabriel, Szymanowski; Guerrero (4-2-3-1)

La Real Sociedad se plantó en Leganés con la clara idea de prorrogar sus buenas sensaciones manteniendo el proceso creativo de las tres fases. Es decir, una primera en la que Rulli e Iñigo son, salvo apuro, el punto de partida de la jugada, una segunda en la que la sociedad Illarramendi-Zurutuza derrochan continuidad, y una tercera en la que los alejados encaran la portería a fin de levantar del asiento al aficionado.

Sin embargo, tras una extensa toma de contacto entre los dos equipos, con el correr de los minutos el equipo de Sacristán no solo sintió la necesidad de variar la forma de sacar de balón, sino que encontró en el envío directo su mejor salida. Y todo porque Willian José, el paso número tres, acaparó todas las luces en el primer tiempo, especialmente durante los primeros 30 largos minutos, en los que oxigenó a una Real Sociedad dominante.

Quede claro que la parte introductoria no pretende desmerecer la calidad del resto de las posesiones del equipo txuri-urdin, nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que a excepción del disparo de Gabriel en el minuto 24 (jugada que surge tras un mal control, el único seguramente, de Xabi Prieto en fase de salida que expone al equipo), la Real pausó y aceleró sus posesiones sin consecuencia trágica alguna, debido a que  el retroceso estaba controlado por el mediocampo, y el Leganés no identificó en el rival una debilidad de la que aprovecharse.

La Real venció el 80% de los duelos aéreos (una diferencia de 26 a 7)

En este sentido, la victoria en Butarque tuvo mucho que ver también con que la disposición −y actitud- sin balón volviera a encontrar en su empuje una manera de arremeter contra el arco contrario (y asegurar el suyo). La pérdida de balón era más una oportunidad que un problema. Y tal como refleja la anterior estadística, la Real reforzó su superioridad con un dominio aplastante en los duelos individuales. Un fundamento básico para sumar la segunda victoria fuera de casa.

Que el gol cayera del lado visitante estaba en manos de la probabilidad. En primer lugar porque Willian y Prieto eran potenciales rematadores de las constantes aperturas a banda, segundo porque Carlos Vela volvió a relucir su imán, aquel que atrae a más de un rival, provoca tarjetas y libera compañeros, y tercero porque Oyarzabal tenía preparada la comba y el saco donde normalmente guarda el balón cuando corre en vertical.

Disposición del Leganés en el 2T.

Disposición del Leganés en el 2T.

El Leganés se adaptó en el segundo tiempo a Willian José soldando el centro de la defensa y respetando la peligrosidad lateral con dos carrileros. El encuentro ofreció señas de igualdad, pero nunca síntomas de descontrol por parte del bando guipuzcoano. La Real pudo verlo todo de cara gracias al nivel de ayudas, velocidad de reacción en los pequeños detalles (Iñigo Martínez especialmente rápido en este apartado) y la buena basculación del equipo. Y es que pese a reducir la participación de Willian José, los frentes de los de Asier Garitano no terminaban en el brasileño. La presión no evitó que Zurutuza bailara para Illarramendi, y Vela-Oyarzabal se encargaron de que el equipo fuera largo (como la conducción del segundo en el 0-2). Abajo en el resultado, el ansia local y el temple de la Real en sus posesiones precipitaron al equipo pepinero.

Dicen que el juego es el lugar donde contamos historias sobre nosotros mismos. Ayer el equipo de Sacristán (porque ahora sí, da muestras de ser suyo) contó una muy convincente. Es curioso, porque además de recibir a Atlético de Madrid y Barcelona, el próximo viaje realista es a Gijón, plaza donde el equipo el año pasado descubrió el fondo de la penumbra, sin saber hacia donde ir, ni cómo hacerlo. Y justo después viene la Copa. Es decir, noviembre va a ser una jornada de puertas abiertas para los fantasmas. El test idóneo para poner a prueba a un equipo que pretende cambiar la dinámica del pasado.

Eusebio“Hemos afrontado muy bien el partido, con la intensidad y la concentración que requería un partido en Butarque. […] Destacaría el trabajo de todo el equipo, en la presión, el trabajo defensivo de todo el equipo desde el primero hasta el último. […] Hemos entrado muy bien, y tras unos primeros minutos de tanteo, hemos podido hacernos con el control y realizar nuestro juego. […] Lo importante es que el equipo juegue como lo ha hecho hoy, que compita como lo ha hecho hoy. Los resultados llegan como consecuencia de algo, estábamos convencidos de que algún día nos llegaría este premio y hoy nos ha llegado.”

Garitano“Partido muy malo por nuestra parte desde el principio. La Real ha sido mucho mejor en todas las situaciones. Han hecho el 0-1, hemos intentado cambiar algo porque en el primer tiempo no nos habíamos ni acercado a portería. […] Necesitábamos mejorar algunas situaciones, ganar duelos, intensidades… pero no hemos llegado, llegábamos tarde a cualquier situación y un equipo como la Real que juega bien se ha aprovechado.”

↑Aplauso de la semana: Willian José.

↓Suspenso de la semana: 

Un comentario en “Día 37. Leganés-R. Sociedad (0-2): a través de Jo₂sé

  1. Pingback: Día 38. R. Sociedad-Atlético de Madrid (2-0): jugar sin calendario | La mano de David

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s