Willian José: rey o víctima

En Donosti la llegada de un delantero se observa con recelo. Tres errores son muchos, y aunque Jonathas, Finnbogason y Seferovic tienen razones colectivas de peso para justificar su paso indiferente por la capital guipuzcoana, la realidad es que la figura del gol es el gran hueso de la actual dirección deportiva. La suerte de ésta última es que durante los últimos tres años en el camino del desacierto siempre encontraron en Agirretxe un Plan B con tintes de A. Y a pesar de ello, parece que el plan de dar con el definitivo sigue su curso.

A veinte días de comenzar la función, llega Willian José da Silva, ubicado en el podio de la oportunidad tras realizar una sorprendente −y maravillosa- segunda vuelta en la UD Las Palmas de Quique Setién. Y es precisamente en este punto, en la autoría del entrenador cántabro sobre el juego del equipo canario, desde donde debería empezar el análisis del jugador que ficha la Real Sociedad. Pero en ello entraremos un poco más tarde.

“Un delantero necesita minutos y confianza para marcar. Borja Bastón lleva 4 goles porque es titular. Yo empecé contra el Celta y jugué diez minutos”. Willian José en octubre del año pasado.

Porque antes hay que remarcar que para Willian José dar un golpe sobre la mesa ha sido extremadamente difícil. Estar atado a un grupo inversor le ha conducido a incontables cesiones, cada una con un cariz bien distinto. Sin margen para aclimatarse al club que le llama, parece hasta lógico que tanto en Gran Canaria como en Zaragoza haya rendido más y mejor en la segunda parte de la  temporada. Como dato definitorio, a sus 24 años nunca ha batido la barrera de los 2000 minutos en un año natural, salvo en la 2014-15 con el Real Zaragoza (2198 minutos). En definitiva, es un nómada o presa del nuevo escenario en el que se mueve el negocio futbolístico. Cada uno que lo vea como quiera.

Además de no tener tiempo ni voto para asentarse en un mismo club, allí donde iba el puesto por el que competía casi siempre tenía un titular con nombre y apellidos muy diferenciados: Luis Fabiano en el Sao Paulo, Kléber/Barcos en Gremio, y su competencia más reciente: Sergio Araújo en Las Palmas. En cambio, el etéreo curso de éste último (y la mencionada llegada de Setién) fue una excelente alfombra que condujo a Willian hacia una nueva corta etapa exitosa.

¿Cómo juega?

“Soy delantero pivot. Me gusta salir del área”. Fuente: Estadao (2011)

A riesgo de caer engatusado por el acierto goleador de la temporada pasada (9 goles en 2016), si el aficionado realista hiciera sus deberes daría con que las principales virtudes del nuevo nueve txuri-urdin están muy relacionadas con todo lo que sucede lejos del área. Quien repase su trayectoria difícilmente dará con un tirano del gol. El propio protagonista reconocía hace justamente un año esto mismo pero con otras palabras: “Tengo la característica de poder salir a jugar lejos del área, pero tengo que empezar a marcar más goles”.

En febrero de 2011, año en que su nombre telenovelesco comienza  a dejarse ver en pantalla, Willian José luce por ser la referencia que se sitúa entre Neymar y Lucas Moura en el Sudamericano que vencen en Perú. En aquel torneo el joven delantero anotó tres goles (seis menos que Neymar, uno menos que Moura y los mismos que Casemiro). Y en verano del mismo año también disputa el Mundial de Colombia con la Sub-20 brasileña de Oscar y Coutinho, en la que comparte la zona de ataque con Henrique (máximo goleador del torneo con 5 dianas), pero únicamente anota dos tantos (uno de ellos decisivo contra la España de Julen Lopetegui en semifinales, partido del que salió elegido el mejor jugador del encuentro).

La mordiente que sí pudieran tener Jonathas y Finnbogason en la zona del portero, en el caso de Willian José aparece en tres cuartos de cancha, donde no avisa con su cuerpo de sus disparos indescifrables. Con la derecha y la izquierda, el brasileño siempre encuentra una excusa para intentar romper la red. Sus balas desde media-larga distancia, acompañados por una notable habilidad en el balón parado, ganan partidos.

En cuanto a otras diferencias respecto a su predecesor, además del potencial anotador, a Willian José aún no le hemos visto sobrevivir como Jonathas en el Elche. Cuando en el segundo párrafo de este texto se hacía hincapié en el efecto de Setién, venía a remarcar que Willian contó con un sinfín de variables que pudieron no solo situarle en situaciones de gol, sino otorgarle el espacio preciso para hacer sus característicos desplazamientos a banda, verticalizaciones o situaciones para combinar/dar el pase final a un tercero. En clave Real de Eusebio Sacristán, sin querer enfatizar demasiado, esto a día de hoy es un problema.

Completar el apartado ofensivo con Willian José encaja en el modelo que Eusebio imagina y transmite en público. Sucede que para que el brasileño pueda elevar su condición a rey (y no víctima) del sistema, la idea de juego necesita tener cara, voz y dirección. La Real ya ha juntado los nombres, ahora falta que los Illarramendi, Oyarzábal, Juanmi, Vela y el propio Willian encuentren sentido a su relación en el terreno de juego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s