Día 25. Real Sociedad-Real Madrid (0-1) o cuando el genio topó con la realidad

Es una verdadera faena que en julio cumpla 30 años y tengamos tan pocos recuerdos del fútbol de David Zurutuza. La actuación de ayer en Anoeta,  al igual que la de Gareth Bale (pero el pelirrojo no tenía astros a su alrededor),  no baja de lo extraordinario. Zuru es el escritor que no necesita inspiración para exhibir grandes ideas. El único factor que mejora su rendimiento es él mismo. Lo lleva dentro. Por eso, a pesar de las lesiones, nuestro deseo se resiste a enterrar a un jugador que se muestra diferente desde los tiempos de Segunda; su carrera intermitente es como el frasco de colonia de los días selectos: poco a poco y sin querer asumirlo, se nos acaba su contenido. Disfrutar hasta la última de sus gotas es lo único que nos queda.

El encuentro

XI: Rulli; Zaldúa, Elustondo, Mikel, Yuri; Illarra, Markel, Zurutuza; Xabi Prieto, Oyarzabal, Bruma (4-3-3/4-1-4-1)

Bajas: Carlos Martínez, Agirretxe, Raúl Navas, Vela, Jonathas, Iñigo Martínez, Canales

Real Madrid: Navas; Danilo, Varane, Ramos, Nacho; Modric, Casemiro, James; Bale, Mayoral, Vázquez (4-3-3)

Con tantas bajas y la referencia de las últimas semanas vaticinaban un partido igualado, por no decir lleno de desajustes. Eusebio Sacristán parchéo la alineación encomendando a Mikel Oyarzabal una posición mucho más exigente de espaldas y nada propicia para potenciar su energía en carrera (clara señal de que la personalidad del eibarrés a sus 19 años es infinita). Para cercar la vía lateral, Xabi Prieto y Bruma fueron los sacrificados. Por dentro, como hace casi un mes ante el otro mastodonte, Illarra-Markel-Zurutuza tendrían la responsabilidad de estrechar por dentro. Pero la gran novedad fue curiosamente la ausencia de un jugador disponible, concretamente el mejor de la jornada pasada.

Presión alta de la Real: marcas individuales, triángulo del mediocampo estrecho y Markel defendiendo en zona

Presión alta de la Real durante el primer tiempo: marcas individuales, triángulo del mediocampo estrecho y Markel defendiendo en zona.

Presión media de la Real

Presión a media altura de la Real en 6-3-1

 

 

 

 

 

El tramo inicial, sin gol de por medio, poco tuvo que ver con el partido ante el Barcelona. Primero porque un contexto tan favorable como aquel 1-0 era difícil que se repitiese (además el Real Madrid no quiere -ni sabe- tener tanto el balón y la Real debía -pero no conocía- los caminos para atacar).  Así que mientras el equipo de Zidane buscaba ocasiones en la banda de Xabi Prieto (fatal partido del capitán tanto con balón como sin él en el primer periodo), la Real confiaba todo a Zurutuza. Y cuando digo “todo” no debe entenderse como exageración. El de Rochefort lideró el peligro a todos los niveles, en todos lados (jugó más liberado que en anteriores encuentros) y de todos las maneras imaginables, e inimaginables también.

Desprotegido, a Zaldúa se le notó que actualmente no tiene las piernas de Elustondo, y en jugadas de cambios de ritmo muy fuertes o que requerían corrección los merengues se impusieron sobre los hombres blanquiazules del exterior. Obviamente no tener la ayuda defensiva de Oyarzabal afeó la actuación del lateral derecho (que en ataque cumplió las pocas veces que pudo).

 – Y entonces, ¿por qué jugó Prieto?

En la titularidad de Xabi se intuyen dos argumentos. La más evidente es que tanto en Ipurúa como en Anoeta frente al Barça fue él quien puso los mejores envíos laterales (recurso más utilizado por el equipo). Es decir, produce. Y eso en esta Real, por muy mínimo que sea, vale oro. Y en segundo lugar es que es el mejor cabeceador del equipo, y por ende, un valor defensivo (balón parado) y ofensivo (balón parado y salida de balón). Teóricamente habría una tercera, que es su capacidad para aparecer por dentro cuando la Real ataca en estático y generar el espacio al lateral derecho, pero sucede que Prieto suele estar muy lejos de la jugada y/o la velocidad de balón del equipo para llegar a esa altura no es la adecuada para generar ningún tipo de ventaja.

Dio la sensación de que la figura del delantero (Bautista u otro que no fuera Oyarzabal) era más necesaria de lo que creía Sacristán. Por varias razones. La primera de ellas es que Bruma no conduce (por no citar otras características) como Oyarzabal, y éste no es el delantero autosuficiente que la Real buscaba en Jonathas cuando lo fichó. Al mismo tiempo con el once del sábado el conjunto donostiarra perdía en la izquierda una posibilidad de dar continuidad a la exquisitez de Zurutuza, quien tuvo la mala fortuna de toparse con una realidad colectiva que a día de hoy no conecta con sus genialidades. Concretamente Bruma pocas veces le entendió.

Igualmente el equipo, que carga con muy pocas balas el área rival, se sentía huérfano ante la ausencia de piezas que supieran “moverse en el área” (términos que utilizó Eusebio cuando definió a Jon). Y marcar goles contra los mejores con tan poco ocurre muy de vez en cuando.

Por otro lado, sin Iñigo Martínez, que Ramos, Varane, Casemiro y Bale generaran por lo menos tres remates de cabeza peligrosos se pagaba bastante barato (finalmente el de Cardiff anotó el 0-1, pero antes el galés le ganó la partida a Mikel, Yuri, Aritz en diferentes jugadas de estrategia). Ahora que no hay nada en juego, los partidos sin la presencia del central de Ondárroa son una buena oportunidad para entender la importancia de su renovación.

La igualdad de fuerzas en el segundo tiempo no se entiende de otro modo sin reconocer que ninguno de los dos equipos vive en la ola de la excelencia táctica. En la anímica el Real Madrid sí que parece no tener rival. Aunque el resumen parece mucho más simple que todo eso: acabó ganando el que tenía al mejor jugador entre sus filas.

Eusebio“En el primer tiempo han estado más cerca de nuestra portería, han tenido más el control. Y ya en el final del primer tiempo nos hemos encontrado más con el balón y hemos frenado su empuje. Nos hemos acercado a su portería pero sí que es cierto que no con demasiada claridad […] Ha hecho un gran trabajo [Oyarzabal], teníamos la posibilidad de acompañamiento de los laterales, la posibilidad de profundizar y desequilibrar con Bruma, la posición de Xabi para facilitar las subidas de Zaldúa… y luego las llegadas de Zurutuza desde segunda línea. Ese era nuestro objetivo.”

Zidane“Contento por él [Bale] porque ha sufrido muchas lesiones […] Pudo marcar antes en la primera parte, pero hay que sufrir, luchar y creo que los chicos lo hicieron contra un rival muy complicado, que también ha jugado muy bien.”

↑Aplauso de la semana: David Zurutuza

↓Suspenso de la semana: Xabi Prieto

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s