Día 21. Real Sociedad-Barcelona (1-0) o cuando Anoeta bastó

“Quiero que juguéis para vuestros compañeros. Somos un equipo pequeño, así que tenéis que pelear con el corazón, con toda vuestra alma. No me importa el nombre del rival. Todo lo que quiero de vosotros es que luchéis. Si son mejores que nosotros, muy bien, felicidades. Pero tienen que demostrar que son mejores”

Palabras de Claudio Ranieri en el vestuario del Leicester City antes de jugar su primer partido esta temporada.

El encuentro

XI: Rulli; Elustondo, Mikel, Reyes, De la Bella; Illarramendi, Granero, Zurutuza; Xabi Prieto, Vela, Oyarzabal (4-3-3)

Bajas: Iñigo Martínez, Agirretxe, Yuri, Markel, Oier, Carlos Martínez, Canales, Navas

Barcelona: Bravo; Alves, Piqué, Mascherano, Sergi Roberto; Rafihna, Busquets, Arda; Messi, Munir, Neymar (4-3-3)

Hoy Barcelona se despierta pensativa, como lleva haciendo desde 2007 cada vez que ha visitado Anoeta. Siempre el mismo argumento, la misma acumulación de balón, la predominancia del portero, goles extraños o especiales en los primeros minutos… Un sinfín de acontecimientos que convierten a Anoeta en un incordio para los grandes.

Porque es ahí, cuando Donosti se viste de gala, cuando la Real es capaz de generar sentimiento. Sin embargo es en las batallas mundanas, en las del día a día, donde tiene que apretar los cordones para poder transmitir algo más que un equipo de la zona media. Si hace una semana veíamos en las cifras que el sufrimiento no es un problema para el equipo txuri-urdin (contando la de ayer ya son 6 victorias, 2 empates y 1 derrota −ésta última en el Camp Nou- ante los equipos que acumularon más  de un 60% de posesión*), tras lo del sábado hoy la estadística cobra aún más sentido (el Barcelona aglutinó el 73,5% de la posesión).

repliegue sistema tipo

Formación en repliegue intensivo de la Real

presion media

Presión media-alta de la Real

 

 

 

 

Eusebio Sacristán reordenó la zona de la mediapunta para mantener el nivel de heroicidad que lastró los planes del Sevilla. Esta vez Zurutuza partiría por dentro, cerca de la zona de Messi, para que entre él, Oyarzabal (esta vez en la izquierda) y De la Bella (esperanzadora actuación del catalán) difuminaran el hormigueo que causa Messi, sus potenciales diagonales a Neymar y también los centros de Dani Alves. Y lo cierto es que al técnico realista la jugada le salió ganadora desde un principio por partida triple, porque el Barça no causó daño por aquel sector, Aritz Elustondo pudo sobrevivir con Xabi Prieto al otro lado (que Sergi Roberto jugara a pierna cambiada tuvo mucho que ver, y que Illarramendi colaborara en la zona es otra razón de peso) y encima el gol de la victoria lo sirvió el capitán desde el lateral. Posiblemente no había mejor jugador que Mikel Oyarzabal para poner cara el gol. Que sus dos últimos meses sean recompensados con un tanto ante el campeón de todo es pura justicia poética.

Con el 1-0 en los primeros minutos la Real administró con especial tacto los momentos de presión. Cara muy contraria a la del equipo de Luis Enrique, quien admitió luego sentirse agarrotado por la “losa” emocional. Naturalmente, con el paso de los minutos y a riesgo de echar por tierra el 100% de efectividad, los de Sacristán retrocedieron metros, escondieron los hoyos y nombraron a Vela único alma libre. Si la Real robaba, la energía de Oyarzabal, la máquina del tiempo de Zurutuza y la proyección de los laterales alargaban el campo y alejaban el peligro a las esquinas del campo contrario.

Con el equipo replegado, además de enfrentarse al Barcelona de las últimas semanas (espeso con balón, abocados a la luz de Iniesta y Luis Suárez), el clan formado por Illarramendi, Granero y Zurutuza protagonizó un ejercicio  de posicionamiento brillante borrando las líneas de pase culés y permutando coordinadamente sus posiciones. Por otro lado, siendo muy difícil entrar en el terreno individual de un partido tan marcado por la labor coral del colectivo, el nombre de Diego Reyes (jugando en el perfil no habitual) merece una particular mención por el acierto de sus decisiones y la rápida anticipación.

Prácticamente hasta la entrada escalonada de Iniesta, Alba y Rakitic (momento en el que Gerónimo Rulli comenzó a acaparar todo el escenario) el desarrollo del partido fue un boceto de lo que Sacristán había imaginado en Zubieta. Para su fortuna la ausencia de Suárez, el delantero que más golpea hasta tener éxito, pesó en exceso en el último tramo del encuentro, donde la Real se manifestó infranqueable.

Al igual que en Londres y en Manchester ya nadie se pregunta cómo un equipo puede ganar la Premier con el segundo porcentaje más bajo de la liga en términos de posesión, en Donosti nadie echó en falta ningún pase. De hecho sobraron 146, porque el de Prieto a Oyarzabal es el único que sirvió para saltar del asiento y dar continuidad a un trabajo solamente elogiable. Esta vez no hay lugar para otra cosa.

*Estadística de los últimos dos años y medio

Eusebio“Los jugadores han estado sensacional cerrando todos los espacios, con gran sacrificio. […] Mi idea era presionar al Barça en campo contrario y tenerle allí, impedirles que nos llevaran a nuestra área. Ha habido una fase al principio que lo hemos conseguido, pero luego ha llegado un momento en el que el Barça ha logrado salir de la presión y nos ha obligado ir atrás […] Tal como se ha puesto el partido, está claro que el mejor jugador que tiene el Barça para desatascar esas situaciones es Luis Suárez […] Es un jugador muy completo [habla sobre Zurutuza], de mucho trabajo, de muchas soluciones en ataque porque aguanta muy bien el balón, tiene mucha consistencia, elige muy bien lo que tiene que hacer en cada momento… Todo lo que se me había contado sobre este jugador lo estaba viendo en los entrenos, pero no había tenido muchas oportunidades al haber estado mucho tiempo lesionado.”

Luis Enrique“El encuentro ha comenzo de la peor manera posible. En el primer acercamiento del rival nos hacen un remate y meten un gol. Y eso significa una losa para el equipo. Hemos hecho una muy mala primera parte, necesitados de orden y control hemos querido resolverlo más con corazón que con cabeza. […] En la segunda parte hemos creado más ocasiones, algunas más claras. Ha vuelto a tener un buen día Rulli, que ya es habitual.

↑Aplauso de la semana: Rulli, Elustondo, Mikel, Reyes, De la Bella, Illarramendi, Granero, Zurutuza, Xabi Prieto, Vela, Oyarzabal, Héctor, Pardo y Zaldúa

↓Suspenso de la semana:

2 comentarios en “Día 21. Real Sociedad-Barcelona (1-0) o cuando Anoeta bastó

  1. Pingback: Ser lateral derecho contra el Sporting | En un momento dado

  2. Pingback: Día 25: Real Sociedad-Real Madrid (0-1) o cuando el genio chocó con la realidad | La mano de David

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s