Día 24: Villarreal-Real Sociedad (0-0): comodín Diego Reyes

El Villarreal de Marcelino es el pícaro de la competición. Mejora con astucia, atrapa a cualquier rival y distorsiona su imagen de cara al público. Da igual que sea uno de los conjuntos que menos tira a portería (solo Betis, Granada y Sporting disparan menos al arco). Gana porque acierta. Ataca como defiende. Pero por encima de todo consiguen que nos saltemos los códigos a la hora de juzgar; porque es difícil no considerar al Submarino un equipo “ofensivo” cuando su once siempre lo componen jugadores técnicos, rápidos y feroces. Sin embargo, lo cierto es que se parece más al “equipo por antonomasia”, como definió Marcelino al Atleti, que a uno díscolo y atrevido. En cualquier caso, el líder de la competición de los mortales (aquella en la que los tres grandes de la liga española no participan) y semifinalista de la Europa League, no puede ser otra cosa que un equipazo.

Sigue leyendo

Día 22. Eibar-Real Sociedad (2-1) o cuando no triunfó el desborde

Success, Pablo Hernández, Asensio, Viera, Sarabia, Morales, Keko, Musonda, Juanpi, Jony… Aunque tranquilamente podrían (y muchos lo serán muy pronto), estos jugadores no forman parte de equipos que alcanzarán la cima europea a final de año. Lo que no quita que sus caras sean menos importantes, ya que suponen nada menos que el dribbling para los equipos que ocupan la zona humilde de la clasificación, donde ahora mismo la Real Sociedad deambula sin rumbo. Ellos son los hombres highlight, los que agitan la jugada y levantan la expectación. Los que, como el sábado, ante un equipo replegado en su ciénaga todos temerían su figura.  El problema de la Real, entre otros, es que precisamente carece de ese personaje, vital en un contexto de supervivencia. Bruma y Vela, en ese orden, son actualmente los que tienen mejores registros en dicho arte. El porqué de la suplencia del primero quedó evidente el sábado. Es en el mexicano, que realizó un buen partido hasta que su entrenador le pidió hacer jugadas messiánicas, donde Eusebio intentó encontrar respuestas que no aparecen desde hace meses.

Sigue leyendo

Día 21. Real Sociedad-Barcelona (1-0) o cuando Anoeta bastó

“Quiero que juguéis para vuestros compañeros. Somos un equipo pequeño, así que tenéis que pelear con el corazón, con toda vuestra alma. No me importa el nombre del rival. Todo lo que quiero de vosotros es que luchéis. Si son mejores que nosotros, muy bien, felicidades. Pero tienen que demostrar que son mejores”

Palabras de Claudio Ranieri en el vestuario del Leicester City antes de jugar su primer partido esta temporada.

Sigue leyendo

Día 20. Sevilla-R. Sociedad (1-2) o cuando Iñigo es la victoria

Es la acción. 90 minutos comprimidos en una bestialidad. Cuando Iñigo Martínez evitó que Gameiro  contestara como sabe un mal envío de Rulli, no solo respiramos; caímos en que ayer tocaba ganar. Porque además de trabajados, los tres puntos tienen un toque místico, el que permitió conquistar una colina que desde un lejano 20 de septiembre nadie se atrevía a asaltar. Y de la misma manera que la acción defensiva de Martínez es la viva imagen de la Real en Sevilla, el error del meta argentino es la representación de un mal partido del colectivo txuri-urdin con balón, aunque preciso en solucionar situaciones críticas que, 2 de cada 10, normalmente suelen acabar en favor del equipo de Emery.

Sigue leyendo