Día 18. Celta-R. Sociedad (1-0) o cuando la medianía echó el ancla

Una escalada de buenos resultados no es inmune a la duda. En la chaqueta de la dinámica triunfal siempre se deja entrever un bolsillo roto por el que en un futuro muy cercano se pueden escapar los puntos. En el caso de la Real Sociedad, los problemas con el juego posicional (después de varios amagos en partidos como el del Betis y el Granada) han terminado por lastrar la intentona de dar continuidad a cuatro victorias consecutivas (evidentemente elaboradas, pero que son resultado de haber potenciado otros apartados como el robo y la ocupación de espacios). En las últimas semanas Málaga, Levante y Celta de Vigo, conjuntos exigentes a diferente nivel, se han encontrado con un equipo, el de Eusebio, al que la frescura ya no le define cuando el partido exige desarrollar un juego elaborado.

El encuentro

XI: Rulli; Zaldúa, Aritz, Iñigo, Yuri; Pardo, Reyes, Illarramendi; Xabi Prieto, Jonathas, Oyarzabal (4-3-3/4-1-4-1)

Bajas: Zurutuza, Navas, Agirretxe, Carlos Martínez, Granero, Capilla, Canales

Celta: Sergio; Mallo, Cabral, Sergi Gómez, Jonny; Díaz, Radoja; Aspas, Wass, Nolito; Guidetti (4-2-3-1)

Sacristán encendió la fotocopiadora para calcar el planteamiento del 0-5 en Cornellá, con la clara diferencia de que en esta ocasión no habría Vela que iluminara el camino. A consecuencia de este factor, sin la necesidad de que el arbitro señalara el inicio sabíamos que el equipo, con Xabi Prieto incrustado en banda, perdía presencia por dentro tanto en su lado (Pardo solo brilla cuando juega de cara) como en el otro (Illarramendi aún no ha dado síntomas de comodidad en su lado menos natural, el izquierdo). La Real, por tanto, necesitaría de mayor carga ofensiva por fuera  para compensar la “baja” de Carlos Vela (papeleta para Zaldúa y Yuri, que no pasan por su mejor momento precisamente). Amén del vacío en el pasillo interior, la participación de Jonathas también requeriría mayor volumen de participación (y lo hizo, aunque de manera imprecisa).

Dispocicion inicial de los dos equipos (Foto: sharemytactics.com)

Disposición inicial de los dos equipos (Foto: sharemytactics.com)

Una vez arrancado el minutero, la escasa velocidad de balón, el estatismo de las piezas alejadas a la hora de desquitarse del marcaje individual y el poco valor de sus movimientos ofensivos colaboraron para que la presión del Celta pareciera más de lo que en realidad fue. Siendo la cabeza de Xabi Prieto y los tímidos apoyos de Jonathas las mejores alternativas para ganar metros (un alivio que no llevaban a nada más que algún que otro centro lateral aislado), la Real encontró en las jugadas de estrategia una oportunidad de maquillar 45 minutos planísimos.

El sábado, además, tampoco la presión sembró ocasiones de peligro para el equipo donostiarra en toda la primera parte. Es más, cualquier jugador celeste (inclusive los más creativos) contaba a menudo con un segundo de más para poder seleccionar la mejor opción. Precisamente bajo ese patrón es como concluyó el tanto ganador, el de la excelsa maniobra de Aspas. El proceso de la jugada manifiesta la sensación de impotencia colectiva. Porque antes de que Nolito ejecutara la asistencia, Radoja, Marcelo Díaz, Jonny y el propio ex jugador del Barça combinan bajo la atenta mirada de sus pares y luego es Aspas con su desmarque de ruptura quien acepta la invitación de finalizar la jugada. En el siguiente vídeo recojo una serie de jugadas del primer tiempo en las que la Real protagoniza un repertorio de mal pressing, mala temporización tras pérdidas, desajustes en la colocación… y en definitiva, regala un pase VIP a la línea ofensiva del Celta.

Eusebio reaccionó al global del primer tiempo como cualquier espectador, con un suspiro por lo ajustado del marcador (no tanto por la producción del conjunto vigués, que fue más bien tirando a escasa, sino por la confusión instalada en su equipo). En el inicio del segundo periodo aprovechó la circunstancia para adaptar el sistema a un dibujo más casero, muy propio de los que plantea en Anoeta. Retirando a Zaldúa, Aritz pasó al lateral derecho, Reyes a la zaga, Vela entró en el lugar que le corresponde (la derecha), Prieto comenzó a pivotar en la mediapunta y por último, y apuntaría que lo más importante, el doble pivote lo conformaron Illarra y Pardo ahora sí situados en su perfil.

La mejora no esperó demasiado; la Real dejó de crear ocasiones a balón parado a dominar a un Celta resignado a provocar daño mediante largos recorridos de sus mediapuntas (Berizzo dio entrada a Beauvue -por Guidetti- con la clara intención de reforzar la banda y salir también a través de ella).

A pesar de tener que asumir riesgos en la pérdida, la volatilidad de los extremos (permutas entre Oyarzabal y Vela), la mejora cualitativa de los pases de los dos pivotes, la fijación de Jonathas para liberar espacios a compañeros y las los pequeños brochetazos de Prieto fueron pequeñas píldoras que acercaban al equipo al gol.

Sin embargo la noche se echó encima y finalmente la Real abandonó Galicia quedando atrapado por la medianía de un estilo de juego que convence a ratos, pero decae en muchos momentos. Su posición actual en la tabla (décimo de veinte) no podría definir mejor la situación de la entidad: sin poder mirar a los lados, sin saber si mirar hacia arriba o hacia abajo. En medio de todos. En el centro de la nada.

Eusebio“Han sido dos partes muy diferentes. En la primera el Celta ha sido superior, y hemos logrado de alguna manera quitarles el balón. En la segunda parte ha sido diferente, ahí si que hemos presionado mejor, hemos tenido más balón, más control y hemos estado más cerca de generar ocasiones y de que nos hubiese llegado el premio”.

Berizzo“La Real se vino en la segunda parte a intentar empatar, pero supimos sufrir, supimos sostener el resultado y tuvimos una primera parte bien jugada. En la segunda perdimos el balón, nos costó quitarlo y retrocedimos. […] La Real nos obligó en la segunda parte a retroceder y en los balones largos nosotros no somos un equipo directo que aproveche ese aspecto del juego. Nos costó asociar y conectar a nuestra gente de ataque con el resto que defendía. Y al no poder sostener la pelota nos hizo defender durante más tiempo del deseado”.

Sustituciones: Vela por Zaldúa a los 10 minutos del segundo tiempo, Bruma robó minutos a Prieto (77′) y el último también fue un hombre por hombre (Héctor por Yuri en el 83′)

↑Aplauso de la semana: los centrales, Iñigo y Aritz, compitieron bien ante Guidetti y las internadas de Aspas o Nolito que podían ser potenciales llegadas a la zona de Rulli.

↓Suspenso de la semana: la tarea colectiva en la presión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s