Día 17. R. Sociedad-Levante (1-1) o cuando la novedad es terrenal

En la Real Sociedad van quedando menos jugadores. En una plantilla de casi 30 opciones, poco a poco el círculo de los elegidos está cercándose en torno a los 14. Esto ocurre porque el “nuevo” entrenador ha dejado de ser precisamente eso, nuevo. Eusebio Sacristán ya es uno más en la rutina realista, y el efecto motivacional de su fichaje pasó a un lugar del que ya no volverá. A partir de ahora el vallisoletano camina solo con su libreta, y los efectos que ésta reproduzca en el césped serán puramente terrenales. Puede que este fin de semana no haya sido el punto exacto en el que dicho aura ha desaparecido, porque ya han pasado más de tres meses desde su llegada a Donosti, pero no cabe duda que ante el Levante fue donde más se notó.

El encuentro

XI: Rulli; Aritz, Reyes, Iñigo, Yuri; Xabi Prieto, Illarra, Pardo; Vela, Jonathas, Oyarzabal (4-3-3)

Bajas: Canales, Agirretxe, Zurutuza, Bergara, Carlos Martínez, Raúl Navas, Capilla

Levante: Mariño; Iván López, Medjani, Feddal, Toño; Verdú, Verza, Lerma, Morales; Deyverson, Rossi (4-4-2)

Se notó porque la exigencia ya no es la misma. Ahora la afición da por sentada (cuando antes dudaba) la victoria ante una entidad contra la que, a pesar de ser el colista, la Real tiene un balance de resultados difícil de empeorar: 2V, 6E y 4D (desde el ascenso a Primera). Y como ante el Málaga hace unos días, el equipo txuri-urdin busca victorias para que en el cálculo final de mayo haya sitio para la andanza europea. Una posibilidad ésta que, de no ser por el gran golpe de efecto de las primeras maniobras de Sacristán, no existiría. Para su desgracia, tal notable comienzo tiene un inconveniente: que los rivales ya nos conocen.  Y si nos conocen, saben de nuestras debilidades, a las cuales un equipo como el Levante intenta y puede explotar a su manera.

Eusebio salió con el XI que habitualmente predomina en Anoeta.  Y tras un cuarto de hora de dominio local, Reyes coronó el arranque con un tanto que volvió a colocar a Yuri entre los principales protagonistas. El juego lateral funcionaba (mayormente en transición, porque los ataques estáticos fueron de nivel rocoso), o por lo menos permitía asentar al equipo en la última parcela del campo. La Real no barajaría otra alternativa de profundización hasta bien entrada la segunda parte (momento en que, como luego veremos, Mikel Oyarzabal dominó los tiempos). Priorizando, una vez más, la banda derecha de Vela, Xabi Prieto y Aritz, los ataques se perdían en centros a los que solo un desatendido Jonathas podía dar significado.

A la expectativa de producir por aquel costado, sucedió que el sector derecho se convirtió en un arma de doble filo para el combinado guipuzcoano. Porque casualmente el perfil izquierdo es donde Toño, Morales y Rossi/Deyverson buscaban el 2×1 contra Elustondo (muy meritoria su concentración semana tras semana). Con los puntas fijando a los centrales y los pivotes lateralizando para posibles coberturas, los extremo y lateral levantinistas se encargaron de ser el foco ofensivo del equipo visitante. Todas  las finalizaciones (min. 19, 23 y 42) del primer tiempo, incluida la que precede al córner del 1-1, dejaron huella en la parte izquierda del campo. Si no hay más jugadas que citar es porque en varias ocasiones Illarramendi llegó a tiempo para cortar el penúltimo o último pase antes del peligro. Evidentemente Asier no puede con todo.

2x1 I

Superioridades en la zona de Aritz (I)

2x1 II

Superioridades en la zona de Aritz (II)

En cuanto al 1-1, el equipo de Rubí empató en un saque de esquina bien defendido en primera instancia, pero mal interpretado por Aritz Elustondo (ya le ha pasado un par de veces esta temporada) en el juego del marcaje.

Al descanso Eusebio decidió realizar una sustitución que no tiene mayor lectura que la expuesta en la rueda de prensa. Sacristán planteó la entrada de Granero (en detrimento de Prieto) con la intención de “tener más control” y tener una pieza que sin balón no partiera en dos el mosaico txuri-urdin. Es decir, con El Pirata se ocupaban mejor las líneas de pase y a la vez existía mayor volumen de creación por zonas interiores. En la práctica fueron necesarios unos minutos, exactamente hasta que el reloj marcó el 70 (con la entrada de Bruma y la liberación de Mikel Oyarzabal) para que se desatara el frenesí.

Para entonces el Levante ya se había dejado empujar hacia su mitad del campo, teniendo el balón en largo a la espalda de los centrales como mejor arma de escape (en este sentido Reyes e Iñigo salvaron toda situación que estuvo en sus manos). Sin la autosuficiencia de Vela, que no hizo un buen partido pero tampoco estuvo por debajo de la media, Oyarzabal acaparó todo el liderazgo a base de pases matemáticos (o mágicos), personalidad de combate y movimientos al espacio que dejaron entrever el sentido y el corazón que alimentan sus ganas de dejar el escudo lo más alto posible. El eibarrés consiguió ser la gota más brillante no solo del diluvio que se dejó caer en Anoeta, sino  también del chaparrón táctico que su equipo desplegó en la tarde del domingo.

Eusebio: “Hemos hecho méritos, sobre todo en la segunda parte, para obtener el mérito de la victoria […] En el segundo tiempo hemos dominado y metido en su campo al Levante. […] Muy bien la gente de atrás, en las vigilancias. Sabíamos de las dificultades para llegar a portería, pero también del peligro suyo en los balones largos. […] Pensaba que con él íbamos a tener más control [explica el cambio de Granero]  y cuando he visto que no lo estábamos consiguiendo es algo que ya tenía pensado para el partido. Xabi [Prieto] viene de jugar los dos partidos anteriores; tanto él como Diego [Reyes] habían jugado todos los minutos y pensaba que en un minuto podías acusarlo. […] Hemos elegido a Esteban [Granero], que estaba más fresco y viene trabajando bien últimamente, y que va a más, y creo que al final hemos conseguido la consistencia.”

Rubi:Pensábamos que con balones cruzados a los lados de Illarra podíamos tener posibilidad de recibir, pero luego hay que estar ahí dentro viendo que te viene Jonathas, Pardo o el que sea y tener esa tranquilidad para hacerlo en nuestra situación. Ha habido ocaisones en que lo hemos hecho y ha habido otros ratos en que me hubiera gustado haberlo hecho más”

Sustituciones: Xabi Prieto dejó el campo en el 45′ por Granero y Bruma entró en sustitución de Pardo (min. 71).

↑Aplauso de la semana: Mikel Oyarzabal

↓Suspenso de la semana: Xabi Prieto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s