Día 13. R. Sociedad-Granada (3-0) o cuando la inercia llamó a Vela

“Yo me centro en el trabajo y en la oportunidad que estoy teniendo. Estoy intentando aprovechar los minutos que me están dando, pero si algún día tengo que volver abajo, a jugar con el Sanse, estaremos listos para ello […] Esperemos que sea el principio de una larga historia”.

Nosotros también, Mikel.

El encuentro

XI: Rulli; Elustondo, Mikel, Reyes, Yuri; Illarra, Pardo; Vela, Xabi Prieto, Oyarzabal; Jonathas (4-1-4-1)

Bajas: Agirretxe, Canales, Zurutuza, Navas, Carlos Martínez

Granada: Andrés; Foulquier, Lombán, Ricardo Costa, Biraghi; Fran Rico, Rubén Pérez; Success, Rochina, Peñaranda, El-Arabi (4-2-3-1)

Seis días después del festín, a la Real Sociedad le costó cambiar de tercio. No tanto a su entrenador, ya que Eusebio, con la titularidad de Xabi Prieto y la ausencia de un sostén defensivo, daba a entender que nuevamente a su equipo le tocaría manosear bastante más el balón que en Cornellá. En las jugadas de retorno, como de costumbre en Anoeta, el técnico vallisoletano consideró la presión alta de los hombres adelantados y el 4+1 (Illarra y la línea defensiva) guarnición suficiente para contrarrestar a los hombres rápidos del Granada.

Sin embargo, a pesar de salir con el mismo once realista que ante el Betis (quitando las bajas obligadas), el rival no se comportó de igual manera. El Granada de Sandoval buscó a través de un pressing intensivo que la agresiva apuesta creativa de la Real requiriera alta precisión. Y en ese envite, ganó el Granada. Porque hasta el oasis del gol de Mikel Oyarzabal (min. 21), los locales encontraron menos respuestas positivas que los hombres de franjas rojiblancas. El poco ofrecimiento de buenas líneas de pase por parte de los alejados (Prieto alargaba demasiado y Pardo ofreció pocas ventajas con sus movimientos), el molde de los centrales (la baja de Iñigo Martínez, la precipitación de Mikel González en la salida, Reyes a perfil cambiado…) y la mencionada presión del Granada llevó a la Real a la duda. Y de la duda resultó la peor primera parte de la era Eusebio en Anoeta. Por lo menos con balón. Porque donde sí se reconoció la Real, siendo ésta la única manera de pisar campo contrario, fue en los mecanismos sin balón (mediante el robo) y en la búsqueda de la altura (Prieto, Jonathas). No hay que dejar de mencionar que todo esto sucedía en mitad de un revuelo protagonizado por saques de estrategia (la única faceta rescatable de Pardo en la primera parte) e imprecisiones repetitivas.

mapa de pases vs GRA

Mapa de pases vs Granada en el primer tiempo (Foto: Squawka)

mapa de pases vs Betis

Mapa de pases vs Betis en el primer tiempo (Foto: Squawka)

 

 

 

 

 

 

Y así, sin tampoco esperarlo demasiado (el contador de llegadas estaba en ese momento a cero), Oyarzabal anotó el primer tanto del mediodía. Un gol al que no solo le precede un rechace tras un remate al poste de Xabi Prieto, y que tampoco es realmente obra de la insistencia de Yuri. Es Carlos Vela, como viene siendo ya habitual tras su reciente despertar, quien por partida doble encontró tierra fértil en mitad de un secarral. La secuencia del 1-0 empieza con el Granada perdiendo un balón en la banda más gastada por sus hombres de ataque, la de Aritz Elustondo (que tuvo unos 45 minutos bastante agitados contra Success, quien intentó desequilibrar al canterano como a Carlos Martínez el año pasado). Acto seguido Xabi Prieto realiza rápido el saque de banda en búsqueda de Vela y éste sale ganador primero en una disputa contra Biraghi (una muestra de implicación absoluta por parte del mejicano) y después esconde el balón ante una jungla de rivales para poder mover el balón al lado contrario. En aquel lado esperaba Oyarzabal, con quien realizó una pared, para después producirse la acción que sale en todas las repeticiones.

A partir de la ventaja, el guión no cambió de argumento, pero la convicción de no querer problemas con el 0-0 ganó más fuerza con el gol a favor. Mientras la Real esperaba enrocada cerca de Rulli, el Granada no cesaba en su taciturna idea de romper por el lado izquierdo. Precisamente por ese carril se movía Illarra (hoy sí, en su mejor perfil), quien provocó en el 43′ la chispa del segundo tanto. Tras un robo del de Mutriku (el mejor del encuentro en esa labor, incluso fabricó  también el 3-0 a partir de una intercepción) la Real buscó en largo a Jonathas, y fue a partir de una segunda jugada cuando Vela de inventó un nuevo pase al delantero de Ribeirão das Neves.

Con un 2-0 al descanso, ante un equipo que en todo el año no ha sumado ninguna remontada tanto de local como de visitante, la partida parecía decidida. Por desgracia para los granadinos la Real tenía muy en mente el partido del Betis (2-0 al descanso), por lo que Eusebio lo tenía muy fácil para mantener la llama competitiva en el vestuario.

Un cuarto de hora bastó para confirmarse la resolución de la faena. Curiosamente tres de los pilares en la producción de los tres goles (Illarra-Vela-Oyarzabal) se juntaron nada más cumplirse la hora de partido. Otra vez una intercepción de Asier, una nueva acción individual de Carlos (3/3), y otra sobresaliente lectura de juego de Mikel pusieron el lazo al partido que pareció más una consecución de la dinámica del equipo, que un resultado acorde al juego colectivo. La retroalimentación entre la victoria y la confianza es una de las más fuertes de este deporte, y si encima quien la lidera es Carlos Vela, pues queda poco que explicar.

Eusebio“El primer tiempo ha estado igualado. Lo bueno es que nosotros hemos entrado al partido muy bien, igualando su intensidad y su ritmo. Hemos estado más acertados, con la claridad de nuestra gente de arriba y así poder determinar la balanza hacia nuestro lado. […] Le veo creciendo día a día [habla sobre Mikel Oyarzabal], veo que todo lo que aporta al equipo es positivo. Todas sus acciones son de provecho. Su trabajo, la intensidad, su capacidad para combinar con los compañeros, la habilidad para llegar al remate… son muchas cosas positivas para un jugador que acaba de asomar en la Primera División. Indudablemente que si sigue con esta progresión y va dando los pasos como los esta dando, podemos estar hablando de un jugador importante para el futuro y que en estos momentos para mí ya lo es. […] Cuando el equipo no tiene el dominio es bueno comprobar que el equipo tiene ese otro registro al que le está sacando provecho.”

Sandoval“El Granada ha empezado bien el partido, hemos tenido 20 minutos increíbles apretando su salida, creando dudas, obligándolos a tirar el balón mas veces fuera que dentro del campo…Sabíamos que jugando así podíamos provocar la acción del gol. […] El primer gol nos ha hecho mucho, mucho daño; el equipo ha tomado malas decisiones en el centro del campo, y otra pérdida en esa zona ha provocado el 2-0. Creo que es un gol evitable porque no puede ser que un jugador como Vela reciba solo entre líneas. […] El tercer gol también es evitable porque perdemos la concentración en el saque de la falta y por supuesto que con muy poquito nos han creado ocasiones de gol.

Sustituciones: Bruma por Jonathas en el 68′, (el portugués jugó primero de delantero, y minutos después volvió a su sitio, la banda), Markel Bergara por Rubén Pardo en el 77′ y Héctor por Oyarzabal en el 89′.

↑Aplauso de la semana: Carlos Vela.

↓Suspenso de la semana: –

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s