Día 12. Espanyol-R.Sociedad (0-5) o cuando Rubén puso las flechas

Hasta los mejores, o sobre todo ellos, como Stanley Matthews han llegado a creer que la táctica es un muro de piedra que tiene la misión de acotar la creatividad. Para el extremo inglés (el primer Balón de Oro de la historia), la pizarra era una mala película que se repetía una y tres veces. Walter Winterbottom, seleccionador de Inglaterra en los años 50 y 60, preparaba al combinado inglés para ganar la Copa del Mundo de 1950 en Brasil. Allí, como en 2014, Inglaterra vivió uno de los capítulos más feos de su historia, y Matthews (parte de aquel equipo) salió convencido: “En la selección había falta de voluntad por ganar… Yo culpo a las charlas tácticas pre-partido. Tú no puedes contarle a los jugadores estrella cómo deben jugar y qué deben hacer en el campo en un partido internacional”. La rotundidad de sus palabras (cita de su autobiografía) es la imagen viva del problema de identidad que aún hoy Inglaterra padece. El tiempo, sin embargo, ha ido dejando rastro de grandes y pequeños ejemplos, como el de la Real Sociedad ayer en Barcelona, que se oponen a la máxima de la mítica leyenda anglosajona.

El encuentro

XI: Rulli; Zaldúa, Mikel, Iñigo, Héctor; Pardo, Reyes, Illarramendi; Vela, Jonathas, Oyarzabal (4-3-3/4-1-4-1)

Bajas: Elustondo, Zurutuza, Agirretxe, Canales, Raúl Navas, Carlos Martínez

Espanyol: Arlauskis; Javi López, A. González, Ciani, Fuentes; Diop, Jordán; Hernán, Asensio, Víctor Álvarez; Gerard Moreno (4-2-3-1)

La Real no cambió el tablero, cogió el mismo que dejó en Gijón, pero cambió de asiento. Como el niño en el patio, la escuadra txuri-urdin se pasó al bando ganador y esta vez el rojo fue de propiedad donostiarra. En diez minutos el marcador volvió a moverse dos veces, aunque en esta ocasión fue para ilustrar el 0-2, y no el 2-0. Los de Eusebio, con el temario aprendido, aplicó lo trabajado entre semana desde el inicio. Sacristán sabía que si algo se le atraganta al Espanyol, tanto al de Gâlcă como al de Sergio González, es todo el juego relacionado con lo estático. Sin ir más lejos, lo vimos en Anoeta, donde solo las transiciones de Asensio-Gerard Moreno y Víctor Álvarez desajustaron todo buen hacer del conjunto guipuzcoano.

Por eso no resulta extraño que ayer el Cornellá-El Prat divisara la versión más vertiginosa de la Real Sociedad en lo que va de temporada. Desde la formulación del once (salida de Xabi Prieto del equipo titular) hasta la disposición del bloque en fase defensiva (altura media-baja), la intención de volar siempre estuvo presente. La Real pretendió correr como el Espanyol en la ida, y en todo momento admitió querer tocar pocos balones para pisar el terreno de Arlauskis, que tuvo un día torcido.

bloque bajo 1

Bloque bajo (I)

bloque bajo 3

Bloque bajo (II)

Puede que no estuviera planeado estrenar el marcador con un simple primer toque de Carlos Vela. El mago de Cancún se saltó dos fases (la de elaboración y creación) para pasar directamente a una última (la de finalización). Pero precisamente para eso están los cracks, para saltarse el sistema de los mortales. El finalizador, Jonathas, se reencontró con el gol y disfrutó de su mejor partido con la zamarra realista practicando un rol muy similar al que Escribá le encomendaba en el Elche: correr largas distancias, ir al choque, ofrecer apoyos laterales y rematar.

La Real completó 182 pases. Para encontrar una cifra más baja habría que remontarse al Real Sociedad-Barça (143) de enero del año pasado.

Cinco minutos después del 0-1, el propio Vela materializó un contraataque lanzado por Rubén Pardo. El riojano, ubicado en el interior derecho (lado contrario al habitual cuando comparte con Illarramendi esa zona del campo) bordó su función de lanzar flechas a la espalda del equipo local. En la que puede ser su mejor noche en Primera División, Pardo repartió 3 asistencias y fue cabecilla de toda proposición ofensiva de su equipo. Algo que en otras ocasiones se echaba en falta. Poco a poco el ADN de su fútbol va definiéndose. Ahora mismo el único problema es que, de mantenerse en el costado derecho, supone mandar a Illarra a un lugar donde ayer se mostró incómodo con balón, y no mucho mejor sin él.

mapa de pases Pardo

Mapa de pases de Rubén Pardo (Foto: Squawka)

Los pericos, sin respuesta ni propuesta, confiaron todo a los envíos directos y a centros laterales que no inquietaron ni mínimamente a Rulli (0 tiros al arco en el primer tiempo). En este sentido Diego Reyes infló sus números de intercepciones (con 10 fue el que más robó), y contando con que fue un contexto comodísimo, su actuación fue la del cumplidor. Falta por comprobar si ante un rival de mayor entereza al mejicano le falta o no poso para ganar duelos individuales (la carrera la domina, pero no tanto el choque) o manejar el timing de una posición delicadísima. Más si cabe en el sistema que quiere implantar Sacristán. Ante otros rivales no bastará con meterse entre centrales o vivir bajo la comodidad del repliegue como este lunes.

Recapitulando, la Real demostró tener entre sus manos un saber estar específico ante un rival muy concreto. En cierta manera prolongó lo ocurrido en el segundo periodo frente al Betis, donde esperó y dosificó sus ataques. Aunque esta vez sin sufrimiento (también es cierto que el resultado y el estado del contrincante acompañaron en todo momento).

Del segundo tiempo, que finalizó en el min. 55 (con el 4-0 de Reyes), habría que rescatar principalmente dos cosas. La primera, y que ya advertimos cuando la Real jugó (o se presentó) en El Molinón y en Anoeta la semana pasada, es la línea ascendente de Mikel Oyarzabal. No deja de hacer cosas nuevas (ayer un gol) y sus acciones siguen gritando que ha venido para quedarse. La segunda, el balón parado. Y cuidado aquí, porque no me refiero a la originalidad. Porque la Real sigue fabricando las mismas jugadas que Eusebio decidió ejecutar la primera semana; un claro ejemplo es el 0-4 de Reyes, en el que si cambiáramos el nombre de éste por el de Xabi Prieto, la jugada sería la que vemos todos los fines de semana. El verdadero foco está en la ejecución. Obviamente eso nos lleva nuevamente a dirigirnos a Rubén Pardo, que ya con Moyes demostró ser el mejor nombre (o como mínimo el menos malo) para la estrategia indirecta, y en estas últimas semanas la novedad es que ha mantenido el nivel de peligrosidad en sus envíos. Hablaba Santi Cañizares durante la retransmisión del Real Betis-Valencia sobre el valor que tiene un buen centro al corazón del área. Sin necesidad de tener un objetivo aliado, el centrador debe ser consciente del miedo y la incertidumbre en la que vive un guardameta cada vez que invaden su zona. En este último mes, además de tener la suerte de encontrar rematadores, Pardo está obligando al portero rival a respirar peor.

Si a todo lo comentado añadiéramos la inyección mental que suponen 2 victorias consecutivas, la adaptación individual y colectiva a los diferentes momentos del partido y el éxito en la proyección de dos ideas de juego muy diferentes, el panorama resulta esperanzador para recibir primero al Granada y después visitar La Catedral, donde la Real expondrá definitivamente qué quiere hacer esta temporada.

Eusebio: “Hoy nos ha salido todo desde el principio […] Las derrotas duelen, y más una como la de Gijón, pero lo bueno es que te sirvan para aprender… Hoy hemos salido concentrados desde el principio […] Sabíamos de las condiciones del Espanyol; un equipo muy fuerte en las disputas, intenso en los duelos y había que trabajar en ese sentido. Había que controlar también el movimiento de sus jugadores entre líneas… Siendo siempre conscientes de que cuando se da la circunstancia, tu también cuando robas puedes aprovechar y sorprender a los rivales. Cuando nosotros tomamos la iniciativa es otro juego: los rivales esperan a que nos podamos equivocar para pillarnos. Y cuando no podamos hacerlo, es importante que el equipo tenga otros argumentos y hoy ha demostrado que los tiene. […] Llevo días trabajando con él en esa posición [habla sobre Reyes como pivote] porque es una posición que le va muy bien y desde la cual nos puede ayudar. Lo bueno que tiene Diego es que puede jugar tanto de central como de pivote; nos da más recursos y a él le da más posibilidades de entrar en el equipo […] Jonathas no estaba consiguiendo tener continuidad en cuanto al acierto goleador. Hoy era un buen partido para él, tenía espacios y los ha aprovechado muy bien. Nos ha dado desahogo con sus desmarques en profundidad y ha tenido el premio al gran trabajo que ha estado haciendo estas últimas semanas”

Galca: “Nos ha hecho mucho daño las primeras dos llegadas. No supimos revertir la situación… Nos pudo la presión […] Nos faltaban jugadores importantes como Caicedo, que nos aporta mucho”

Sustituciones: Xabi Prieto entró por Reyes (min. 72). Bruma dio descanso a Mikel Oyarzabal (76′) y por último Zaldúa tuvo que abandonar el campo por lesión (De la Bella saltó al campo en el 82′)

↑Aplauso de la semana: Rubén Pardo. Por motivos obvios. Fue el más productivo y Eusebio le nombró lanzador de todos los contraataques.

↓Suspenso de la semana: –

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s