Día 2: Barcelona-R. Sociedad (4-0) o cuando contó hasta con Vela

Si en este momento Eusebio Sacristán tuviera enfrente una ruleta se lo jugaría todo al rojo. En su debut como entrenador visitante, y nada menos que ante el equipo más inspirado del continente, no se guardó ninguna moneda. La elección del color no es intrascendente; porque sus all in nunca jugarían con el desconcierto que el negro esconde. Sacristán quiere pasión, riesgo y vida en su nuevo equipo; en tres semanas de trabajo, el primer y tercer concepto continúan desarrollándose a velocidad de avión. Es en el segundo donde hacen falta mayor número de matices, algo que sólo el tiempo se encargará de madurar.

En  favor del vallisoletano está la naturaleza de los jugadores, que tampoco son muy dados al color negro, y agradecen el impacto del nuevo estilo. Es a partir del perfeccionamiento de los automatismos cuando el equipo deberá empezar cuadrar las columnas de su evolución.  No solo para que lleguen los resultados, sino también para que el viaje haya merecido la pena.

El encuentro

XI: Rulli; Aritz, Mikel, Iñigo, Yuri; Canales, Pardo, Granero, Xabi Prieto; Vela, Agirretxe (4-4-1-1)

Bajas: Jonathas, Illarramendi, Zurutuza, Raúl Navas

Barcelona: Bravo; Alves, Piqué, Mascherano, Mathieu; Rakitic, Busquets, Iniesta; Messi, Suárez, Neymar (4-3-3)

presion real 1

Presión a gran altura de la Real (I)

Difícil que una descripción vaya a representar mejor a la Real Sociedad del sábado que la imagen de la derecha. Actitud, estilo, orden, solidaridad y -ligera- amenaza. El último equipo que mostró similar entereza identitaria ante el Barça fue el Villarreal de Marcelino, con todo lo que eso significa. Desde entonces, Real Madrid y Roma han topado con el animal que Luis Enrique ha nutrido con especial tacto, y ambos fueron desmembrados por la tiranía que Suárez y Neymar han decidido liderar.

marcas interiores 1

Presión a gran altura de la Real (II)

Ante un mareante historial goleador (4-0, 6-1, 3-0, 3-0, 2-0 en los últimos 5 partidos) Eusebio  se arremangó la camisa para poner sobre la mesa los conceptos que conoció precisamente en la casa culé. A máxima altura, la presión realista no se olvidó ni de Carlos Vela, encargado de encimar a Sergio Busquets en toda salida de balón blaugrana. Un esfuerzo defensivo inaudito para el aficionado y poco experimentado en el fútbol del mexicano.

Continuando con la armada defensiva, Agirretxe tapaba línea de pase al central libre (como en la imagen), los jugadores de banda (Canales-Xabi Prieto) cerraban por fuera, los creativos (Pardo-Granero) perseguían a Iniesta y Rakitic, y los laterales -intentaban- vigilar a Neymar y Messi. En cuanto a Iñigo y Mikel, necesitaban de la ayuda de sus laterales para acaparar el juego interior de Leo, las llegadas desde segunda línea (tanto de interiores, como -sobre todo- de laterales) y el intercambio de movimientos entre Suárez y Neymar.

salida posicional 1

Disposición txuri-urdin en la salida de balón. Como ante el SEV: jugadores de banda en zonas interiores, Agirretxe siempre siendo una opción de pase y laterales atentos para dar amplitud  y atacar el espacio

La Real tardó un par de minutos (mano a mano de Suárez) en percatarse del volumen de sus responsabilidades. Abarcar tanto y a tantos no está al alcance de su actual nivel organizativo. Teniendo en cuenta el contexto, los de Sacristán ni mucho menos suspendieron el reto. Por momentos la Real robó cerca de Bravo, combinó y en general ocupó muy bien los espacios para dar continuidad al juego. Tanto en transición como en estático, el escalonamiento (hasta Granero y Pardo, nombres con papel secundario hasta hace no mucho, mostraron otra cara) y la velocidad de los pases fue incluso de mayor rango que en el partido frente al Sevilla.

Hay un dato demoledor: de los últimos 37 partidos de liga (o dicho de otra manera, desde que llegó David Moyes), el del sábado fue el segundo partido con menos pases en largo (22) del último año (si rebuscamos en anteriores temporadas seguramente la estadística sea aún más rotunda). Una declaración de intenciones en un escenario mastodóntico. Sólo hay un partido que lo supera, y el es el duelo ante el Córdoba, en el que los andaluces se quedaron con 10 hombres muy pronto.

Intercepciones de la Real en el 1T (Foto: Squawka)

Intercepciones de la Real en el 1T (Foto: Squawka)

 

Fueron, por tanto, las llegadas desde atrás el único factor que los donostiarras no pudieron sobrellevar ni una pizca. Prieto y Canales (jugando a pierna cambiada, puede que en un intento de cortocircuitar la diagonal de Neymar y Messi) nunca llegaron a línea de fondo. Todo lo contrario que Mathieu y Dani Alves, sus pares, que olieron sangre en el frente y provocaron las mejores ocasiones del Barça (el palo de Iniesta, la llegada de Rakitic, el 1-0, 2-0, el 3-0…)

El segundo tiempo se quedó sin guión a partir del 3-0 de Neymar, que dejó detalles imposibles de proyectar en una videoconsola. Oyarzabal volvió a contar con media hora de juego y a Héctor Hernández le dio tiempo para debutar en un campo de estrellas. El 4-0 desvirtúa el trabajo bien hecho. Para un discurso tan virgen, asaltar el Camp Nou es como caminar desde la ficción hasta la leyenda.  Una senda que el Barça recorre cada domingo y -muy- de vez en cuando permite que alguien interrumpa su dinámica. La Real no está para esos trotes, sino para dar tener una continuidad en su ideario y trabajar sobre él. Hasta el momento, hay poco que rechistar a Eusebio.

Eusebio: “Son tres semanas de trabajo y todo lo que hemos practicado los jugadores lo llevan de maravilla, porque son jugadores inteligentes, de calidad, con buena mentalidad. Lo que les pido es que a pesar de los cuatro goles de hoy es que sigamos insistiendo en esta idea […] Queríamos este partido para crecer en todo; en automatismos, en conceptos, y crecer también en autoestima y personalidad […] Hay cambios en cuanto a su posición [habla sobre Vela], venía jugando en otras zonas y para el partido de hoy me interesaba que jugase ahí, aunque hoy el Barça nos ha exigido mucho en esa zona. Ojalá más adelante podamos manejar mejor la presión sobre la salida de balón del rival con la ayuda de los jugadores de banda”

Luis Enrique: “Me ha gustado mucho la Real Sociedad, nos ha complicado en todo momento la vida a pesar de que en base al resultado parezca otra cosa […] Hoy se han dado más situaciones de llegadas desde segunda línea porque la presión de la Real era muy buena, pero no se puede presionar todas las jugadas y todos los balones. Hemos leído muy bien el partido en esas fases; cuando hemos podido hemos jugado por dentro y por fuera para la llegada de laterales, y el segundo también llega de un pase del central al lateral”

Sustituciones: Mikel Oyarzabal por Canales (58′), Héctor por Agirretxe (73′) y Bruma por Vela (81).

↑Aplauso de la semana: Granero-Pardo. Aunque su faceta de perseguidores sea un mal evidente, ofrecieron una buena salida de balón.

↓Suspenso de la semana: Carlos Vela. En su fortaleza pende la peligrosidad del equipo realista. Sin embargo el mejicano se nota muy por debajo del nivel de participación que se le presupone, tampoco regatea y la explosividad que le caracteriza hace tiempo que no aflora.

Un comentario en “Día 2: Barcelona-R. Sociedad (4-0) o cuando contó hasta con Vela

  1. Pingback: Día 6: Real Madrid-Real Sociedad (3-1) o cuando 2015 dijo basta | La mano de David

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s