Día 39: Real Sociedad-Celta (2-3) o cuando se perdió el nexo

Los jugadores de la Real Sociedad padecen los efectos de un registro impuesto por su entrenador. Algo que de partida no es necesariamente malo, siempre que la condición mental, física y técnica de cada jugador sean aptas para responder a los objetivos del plan. Sin lugar a más sospechas, no hay indicios de que en el caso de la Real de David Moyes esto se cumpla. Pero la cosa no acaba ahí; suponiendo que las ideas funcionaran, hay que contar con que el equipo vive en el día a día de un ecosistema, el de La Liga. Es decir, un equipo es un ecosistema dentro de otro ecosistema, el particular y el de la competición. Y por suerte la Real pertenece a la mejor preparada de Europa, ergo del mundo. Y cuando digo preparada me refiero al mismo tiempo a que jugar a explotar las segundas jugadas es material escaso para llegar lejos, y que juntar dos líneas de cuatro al modo clásico no es cemento suficiente para colapsar al rival. Por todo esto, y por lo que viene a continuación, el equipo de David Moyes duró dignamente 60 minutos ante un Celta que aceptó el reto de jugar un partido divertidísimo (dejando los colores a un lado, claro).

El encuentro

XI: Rulli; Zaldúa, Mikel, Iñigo, Yuri; Xabi Prieto, Markel, Illarramendi, Zurutuza; Vela, Agirretxe (4-4-2)

Bajas: Granero, De la Bella, Raúl Navas

Celta: Sergio; Hugo Mallo, Sergio Álvarez, Fontás, Jonny; Radoja, Wass, Hernández; Orellana, Aspas, Nolito (4-3-3)

“[…] Anoeta recibía al equipo menos premiado en cuanto a la relación fútbol-puntos se refiere. Tras conquistar el Camp Nou, el Celta estuvo 10 jornadas sin sumar una victoria a pesar de la espectacularidad de sus piezas. La Real, por el contrario, seguramente era en ese momento uno de los equipos que más renta sacaba de sus goles”. Positivizando las primeras dos frases, la introducción del Real Sociedad-Celta del año pasado bien podría valer para el análisis de esta semana.

Curiosos caminos los del azar. Tal y como sucedió este fin de semana, en aquel 7 de febrero fue un danés el que lideró la medular viguesa (Krohn-Dehli en aquella ocasión, Daniel Wass el sábado) y también Agirretxe adelantó a la Real cerca del minuto 10. Real y Celta revolucionaron su pulso y buscaron el balón a gran altura desde el primer instante. Pero fue el 4-4-2 zonal del equipo txuri-urdin el que ganó el primer asalto.

defensa en 4-2-3-1

Presión intensa de la Real en el primer tiempo

marcas al hombre Celta 2

Marcaje al hombre a todo campo del Celta

Más por acierto que por superioridad (las llegadas de Nolito por la banda débil de la Real -la derecha- generaron síntomas de fragilidad), el conjunto de Moyes agujereó primero la red. Fueron las permutas entre Xabi Prieto, Vela, Agirretxe y Zurutuza las causantes de una versión realista imprevisible, algo que se echaba en falta en la grada de Anoeta.

primera ocasion celta, son muchos los que se descuelgan

El Celta avisó desde el inicio. Jugadores por dentro para estrechar la defensa blanquiazul, y dos jugadores por fuera (Nolito principalmente) para provocar un 1vs1 contra el lateral (Zaldúa en la acción de la imagen)

accion del 1-0, marca de fontas

Acción del 1-0. Zurutuza se desquita de Hugo Mallo y Fontás pierde la marca sobre Agirretxe, que ataca el balón como cualquier gran 9

Aunque fue en el sector izquierdo, por segundo partido consecutivo, donde se generó el 1-0, y prácticamente todo el peligro de los locales. Se confirma que Zuru y Yuri es la asociación más productiva del equipo. Su fuerza radica en la complementariedad; paradójicamente es el atacante el que compensa las punzantes subidas del defensa. El lateral zurdo ya demostró el año pasado que es capaz de regular sus impulsos, los cuales a veces dominan en exceso su manera de jugar. Si mantiene la talla, será difícil que De la Bella, cuando vuelva de su lesión, pueda romper con la comunión que más noticias positivas está generando en la entidad.

Claro que normalmente en el fútbol la diferencia entre los halagos y el silencio radica en si en el área hay un jugador que finaliza el trabajo previo. Y para eso está Imagol, que acumula 8 dianas en su cartera sin necesidad de ser demasiado resolutivo con sus apoyos fuera del área. El de Usurbil está triturando el área pequeña de cualquier rival a un nivel incontestable.

En general, la movilidad de todo el frente rompió el sistema de marcajes individuales que acostumbra a utilizar el equipo de Eduardo Berizzo. Fue tal el desajuste que hasta bien entrada la segunda mitad el Celta no pudo sentirse cómodo con los movimientos de sus defensas.

disposicion de los dos equipos

Sistema de marcajes individuales del Celta de Berizzo (Foto: Sharemytactics.com)

En cuanto a la defensa realista, tanto en transición como en estático, para la Real no fue nunca una experiencia placentera. Volviendo a las jugadas de Nolito que se han comentado en las primeras líneas, el Celta acumulaba tantos grandes jugadores en la última parcela del campo que se hacía difícil sacar del partido a todos: la Real tenía que elegir. Debía priorizar marcajes no porque su estructura defensiva sea especialmente transparente, que es debatible, sino porque todos los equipos de la liga española van a sufrir al monstruoso sistema que ha construido.

estrechar y amplitud

Estrechar al rival con tres jugadores por dentro y tener amplitud (I)

estrechar campo para el 1v1 en banda

Estrechar al rival  con tres jugadores por dentro y tener amplitud (II)

Alguno podría concluir que si en vez de Xabi Prieto o Vela (intercambiaban labores defensivas y ofensivas continuamente) fuera un hombre del corte de Zurutuza el que cubriera la espalda y el frente de Zaldúa, la Real hubiera sufrido menos. Pero para mí es una cuestión de equilibrar la balanza. Así como Zuru no alarga al equipo con su profundidad (sí con su pausa y la habilidad para cuerpear entre el rival y el balón cuando el equipo juega en largo), Vela y/o Prieto sí pueden (o deberían) hacer tal tarea. Además, Markel Bergara rondaba por la zona para compensar dicha debilidad. Sin embargo el centrocampista no estuvo afortunado en materia de intercepciones y en varias jugadas se notó más espeso que sus contrincantes. Podría decirse que a Jonny, Nolito, Orellana (tendente a ocupar la mediapunta) y Aspas no los paró nadie hasta que llegaban al área, donde, ahí sí, Mikel y sobre todo Iñigo Martínez  (100% duelos aéreos ganados, 60% en tackles y 6 intercepciones, una de ellas clave evitando un mano a mano de Nolito) lo barrieron casi todo.

estrechar y amplitud

El gol del 1-1 fue desafortunado, pero de ninguna manera casual. Repitiendo el mecanismo de ataque comentado (Wass, interior derecho, ocupaba la banda que dejaba libre Orellana cuando el chileno se movía por zonas interiores), Radoja asistió en la jugada del remate involuntario de Aspas. De hecho, y que no sea este un apunte que rompa el orden cronológico del artículo, el 2-2 surge de igual manera (siguiente imagen).

wass compensa a orellana (2-2)

La última media hora del primer periodo fue una constante renuncia de la Real a salir con el balón en corto (nada nuevo respecto a los recientes encuentros) y tratar de encontrar en Zurutuza la función creativa que tanto escasea. Y la verdad es que la encontró.  A pesar de que el 2-1 fue obra exclusiva de Yuri tras un robo y conducción de 35 metros, el ’17’ txuri-urdin volvió a originar todo el peligro de la Real desde la banda izquierda.

Todo cobra sentido cuando el pelirrojo participa en la jugada. Por eso es fácil de entender que cuando el canterano salió del campo lesionado (minuto 57), el juego donostiarra se desplomó. Ni más, ni menos. Pese a todo la pérdida del nexo no fue la peor noticia, ya que Aspas había anotado un nuevo tanto. El 2-2 es resultado o bien del volumen de la presión (más tibio desde el minuto 5 hasta el gol) o bien de la basculación, que invitó al Celta a mover el balón de lado a lado en campo contrario con cierta comodidad. O de las dos cosas. En este sentido es significativo cómo reacciona el bloque blanquiazul en cuanto el Celta pone el empate en el marcador: vuelven a presionar arriba como si segundos antes hubiesen pagado caro su relajación.

presion tras empate 1

Presion de la Real a gran altura tras el empate (I)

presion tras empate 2

Presion de la Real a gran altura tras el empate (II)

La Real ahora dependía de una conducción de Vela, de la estrategia (que mejoró en su ejecución, por cierto), de un centro aleatorio de Xabi Prieto o Zaldúa, o en última instancia de un quiebro que Bruma (sustituto de Zurutuza) no acostumbra a ejecutar con regularidad. Fue el Celta quien se adueñó de la situación (se convirtió en un duelo de transiciones en el que el Celta tiene todas las de salir ganando), del balón (58,2% de posesión) y del rival. Los celestes volcaron todos sus esfuerzos en inclinar el campo hacia su sector preferido, el de Nolito (por izquierda la Real no sangró, como es costumbre cada semana).

Con el cansancio de por medio, Iñigo soportó como pudo. A Rulli no le llegaban, pero la amenaza constaba. En el 33′ avisó Aspas con una definición poco frecuente en su abanico de remates. Pero para atípico fue el golpeo del “Tucu” Hernández, que se esperó hasta el 89′ para alargar la desazón de una afición realista que aún espera la primera victoria en su estadio, que hasta hace poco era infranqueable, y ahora es el juguete por el que se pelean todos.

Moyes: “Un gran partido de dos equipos que han intentado marcar goles, ha habido ocasiones para ambos. Nosotros debimos marcar más en el primer tiempo. […] Zurutuza estaba jugando muy bien, como en los partidos recientes. Le echamos de menos cuando salió del campo, aunque Bruma también creó un par de ocasiones. […] Hubo cosas positivas en la actuación de esta noche: Agirretxe ha marcado dos goles, Vela ha jugado muy bien, igual que Xabi Prieto”

Berizzo: “No salimos bien al partido, incluso fuimos inferiores a nuestro rival en la primera parte. La Real no encontró los goles que merecía y nosotros en la segunda parte creo que, a través de la circulación de balón, nos pusimos en igualdad y encontramos los goles que la Real no pudo materializar en el primer periodo. […] Me voy satisfecho porque el equipo ha creído en la victoria y sigue en la misma línea, se comporta como el partido lo exige. […] En la primera parte nos complicó la movilidad de Agirretxe, Vela, Prieto y Zurutuza. Pero en la segunda fijamos mejor las marcas, movimos con mejor criterio el balón”

Sustituciones: El cambio obligado de Bruma por Zurutuza (57′). El portugués se atrevió, actitud no le faltó. Pero estuvo impreciso en el control y a la hora de combinar con los compañeros. Jonathas contó con los 5 minutos de rigor, en los que no pudo realizar mucho más que alguna que otra descarga y fijación de centrales. Chory Castro entró al campo por Markel (91′) sin tiempo a producir cosas para el equipo.

↑Aplauso de la semana: Zurutuza. Un nuevo aplauso para el hombre de las últimas semanas. De no estar convocado a ser ahora mismo la luz de un juego realista tenebroso, y no tan simplista como antes gracias en gran parte al vasco-francés.

↓Suspenso de la semana: Markel. Lo he comentado, no me gustó su poca influencia en la labor defensiva. Tan cierto es que se encontró a uno de los ataques más rápidos de Europa, como que su contribución podría haber contado con mejores números.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s