Día 38: Levante-R. Sociedad (0-4) o cuando Zuru sacó las tijeras

Esta temporada a la Real Sociedad le corresponde emular a la selección francesa de rugby. Cada semana, como los galos en 2007, el conjunto de David Moyes escucha el haka del contrincante. El equipo txuri-urdin está obligado a convivir con la incómoda dinámica de recibir al rival que el Real Madrid −normalmente- apalea siete días antes. Con el furor entre los dientes, el derrotado ansía responder a sus aficionados con un mensaje tranquilizador, y por desgracia, es siempre la Real la que espera al otro lado de la divisoria. Hay una gran diferencia que separa al equipo guipuzcoano de la selección de nuestros vecinos: ellos plantaron cara al rugido de los neozelandeses; posándose a una distancia mínima, impolutos, y entendiendo el resultado como una cuestión de actitud, allí se plantaron con sus botines. La Real, en cambio, aún está buscando una posición de confort. Sin tiempo para fijarse en el rival, la rutina de cada fin de semana es que los jugadores de la escuadra guipuzcoana prueban con mirarse de arriba abajo en un intento de reconocerse. Pero el domingo fue diferente, levantaron la cabeza, y por un momento se sintieron grandes ante un diminuto Levante de Lucas Alcaraz.

Sigue leyendo

Día 37: Real Sociedad-Atleti o cuando no alcanzaron la cima

Ya ha pasado casi un año. La rapidez con la que corre el fútbol se escapa de la lógica matemática. Ya hace casi un año del primer y único (veremos si último) partido de Asier Santana al frente de un plantel de primer nivel. Fue entonces cuando la Real Sociedad sumó una de las pocas victorias de la temporada. Ya hace casi un año del fichaje de David Moyes. Y su efecto en el club txuri-urdin no ha dejado de ser una cuenta pendiente. Pero sobre todo, ya hace casi un año de la época en que Antoine Griezmann era suplente del Atlético de Madrid. El francés, digno producto realista, volvió a Anoeta para estampar el sello de la evolución, la que precisamente falta a su ex equipo.

Sigue leyendo

Día 36: Málaga-R. Sociedad (3-1) o cuando se llegó en desventaja

“Portería a cero significa estar más cerca de ganar”. Aunque esta sentencia bien podría firmarla el mismísimo David Moyes, en realidad son palabras que salieron de la boca de Unai Emery tras empatar en la primera jornada ante el Málaga. Precisamente bajo esa única premisa, la de dejar la portería en blanco, la Real ha conseguido llenar el saco con los pocos puntos que a día de hoy le sitúan en la parte más profunda de la clasificación. Porque salvo excepciones, desde hace ya bastante tiempo a la Real le genera vértigo tener que dar la vuelta a un resultado. Para la agonía de su fútbol no hay peor receta que la de estar por debajo en el marcador. Y ayer, en La Rosaleda, enfermó de nuevo por lo mismo.

Sigue leyendo