Día 32: R. Betis-R. Sociedad (1-0) o cuando sin Iñigo no quedó nada

“Tenemos que ser mental y físicamente más fuertes en los partidos fuera de casa. Si vamos un gol por debajo ser capaces de ganar el partido. Y si logramos adelantarnos en el marcador tenemos que estar preparados para marcar el segundo gol, no contentarnos con el 1-0. Es una cuestión mental; tenemos que conseguir que ganar sea lo normal”. El gran dilema contra el que se enfrenta David Moyes, y que la afición cada vez da más cuenta, es que el mensaje de las ruedas de prensa no guardan demasiada relación con el discurso que su equipo emana en el campo. En Coruña y ante el Sporting la defensa esquivó peores resultados. Pero en Sevilla, sin Iñigo liderando la zaga, la simplista Real Sociedad de Moyes quedó hundida en el silencio de su fútbol.

El encuentro

XI: Rulli; Elustondo, Reyes, Mikel, De la Bella; Pardo, Illarra; Bruma, Vela, Xabi Prieto; Jonathas (4-2-3-1/4-4-2)

Bajas: Iñigo Martínez, Zaldúa, Carlos Martínez, Raúl Navas

Real Betis: Adán; Piccini, Bruno, Westermann, Vargas; Joaquín, Petros, N’ Diaye, Portillo; Rubén Castro, Jorge Molina (4-4-2)

Para un entrenador debe haber pocas sensaciones peores que la derrota sin matices. No encontrar síntomas de control en los 90 minutos después de siete días de trabajo (15 en este caso) es una bomba psicológica complicada de desactivar. Claro que si el rival tiene ADN de Copa de Europa el borrón y cuenta nueva siempre es más sencillito: “No es nuestra liga”, suele replicar el técnico del equipo modesto. Pero en esta ocasión no hay escapatoria visible, las victoria del Betis de Pepe Mel fue incontestable.

Presión media de la Real Sociedad en el 1T.

Presión media de la Real Sociedad en el 1T.

Mapa de pases en la primera media hora de una Real desquiciada (Foto: Squawka).

Mapa de pases en la primera media hora de una Real desquiciada (Foto: Squawka).

En la primera media hora de juego las coordenadas del Betis estaban marcadas a fuego en el mapa, sabíamos dónde llegaban y a qué jugaban. Los jugadores béticos empujaban en la presión casi tanto como el griterío de la grada. La sociedad Joaquín-Piccini se adueñaron de la banda derecha y Castro-Molina amenazaban a una zaga poco eléctrica. Entre tanto el equipo guipuzcoano buscaba un resquicio (Bruma lo fue en un par de jugadas) en la confusión de su esquizofrénico juego. La salida de balón sin Iñigo Martínez borró toda posibilidad de salir como ante el Sporting. Además la ausencia del líder ondarrés también agravó las dificultades que la Real tuvo en la banda más fuerte del Betis (la derecha), donde Mikel González (bajo rendimiento), Xabi Prieto e Illarramendi (aún lento para lo que exige su posición) vendieron a De la Bella, que fruto de su aislamiento y falta de nivel acabó desbordado por las artes de Joaquín. El lateral catalán tuvo incluso que “sufrir” a Vela, que en el minuto 20 intercambió (hasta el min. 30 aproximadamente) posición con Xabi Prieto. La pasividad del mexicano en este tipo de tareas es tan evidente que hace bueno al capitán txuri-urdin.

defensa Vela inexistente

Acción defensiva en la que, como en otras tantas veces, Vela se olvida de su marca.

Identificadas las flaquezas, lo poco rescatable de la primera mitad (y del partido) fueron los coletazos de un Bruma que, por primera vez jugando en banda natural, demostró facultades para llegar a línea de fondo y no se perdió en los movimientos (fuera-dentro) hacia el carril interior como en las dos primeras jornadas. Igualmente, cabe mencionar que acomodar al joven velocista portugués tiene unos efectos colaterales a considerar. En primer lugar, y el más importante de todos, Vela cede la banda en la que se hizo grande con la zamarra blanquiazul.  Y segundo, Xabi Prieto juega encorsetado en la banda que menos produce su fútbol.

Para cuando llegó el descanso el Betis ya se había adelantado gracias a la comba de Joaquín y el olfato de Rubén Castro. Es verdad que el 1-0 cae cuando mejor se sentía el conjunto donostiarra sobre el campo, pero la igualdad momentánea parecía ser más demérito del Betis, que no podía aguantar el mismo ritmo durante tres cuartos de hora, que mérito de los visitantes. En cuanto a la acción del gol, nace en una disputa que Xabi Prieto e Illarra no se ponen de acuerdo para meter el pie con firmeza; la jugada continuó en la banda y ahí surgió el único gol del partido. Por otro lado, la línea defensiva volvió a ser presa de su comportamiento. Si bien Mikel y Reyes miran la trayectoria de sus marcas y el balón, Aritz Elustondo se olvidó de reducir la distancia con Rubén Castro. Y éste, además de realizar un gran movimiento, la coló como acostumbra entre las redes. Por cierto, Elustondo ya había cometido un error parecido en una falta lateral en la que Westermann remató solo.

Antes de correr al túnel de vestuarios la Real contempló lo más parecido a un gol: una expulsión de Petros dejaba al Betis con 10. Moyes sentó a Xabi Prieto para dar entrada a un zurdo (Chory) y dar amplitud a un equipo desdibujado en la última parte del campo. En cuanto al equipo perjudicado, con un atacante menos y con las piernas sobrecargadas de minutos, Pepe Mel tenía claro que jugar con el resultado era la opción idónea ante un contrincante perdido en la indefinición.

Por tanto la posesión (60%), que no el dominio, pasó por primera vez a ser realista. Con un control sin contenido, los de Moyes asentaron sus armas en campo rival. Y a partir de ahí en los restantes 45 minutos florecieron las carencias sin balón, la falta de ritmo y sobre todo de ideas que convierte a esta Real Sociedad en una mar de complejidades.

pardo-illarra 1

Con Illarra y Pardo a la misma altura la Real perdía superioridad numérica en las bandas.

En orden de importancia, la primera causa de la sencillez de sus ataques fue que Illarra y Pardo miraban desde la lejanía el desarrollo de las jugadas. Sin atraer una marca, los medioscentros abrían a las bandas sin generar ninguna ventaja y dejando a los compañeros en constante inferioridad numérica (4vs3). Lateral, extremo, mediocentro y central béticos basculaban hacia el lado correspondiente y las ofensivas realistas no tenían suficiente calidad técnica (y no digamos velocidad) para superar las últimas dos líneas del 4-4-1 andaluz.

pardo-illarra 2

(II)

A falta de desborde, la Real buscó en los envíos laterales la única manera de acosar al Betis. Bruno y Westermann se hartaron a despejar centros de dudosa dificultad (9/33 centros llegaron a buen puerto). Desdeñando la posibilidad de romper por dentro, Chory y Bruma cambiaron de lado para ejecutar centros cerrados. Pero tampoco así Jonathas y Vela tuvieron oportunidad de asustar a Adán (realizó una parada en todo el partido, un disparo de Bruma). A continuación unas capturas para hacer un ejercicio muy sencillo de comprensión sobre simplicidad con la que la escuadra andaluza pudo responder al planteamiento plano de la Real.

inferioridad en banda 1

Inferioridad en banda (I)

inferioridad en banda 2

Inferioridad en banda (II)

ataque tipo RSOC

Dibujo táctico de los dos equipos cuando la Real se disponía a atacar en estático. La inferioridad numérica con la expulsión no supuso nada en el entramado defensivo del Betis. Los apoyos de Vela y Jonathas en banda  (Foto: Sharemytactics.com).

Que el Betis se descosiera dependía (una semana más) de un buen centro (que hasta el más especialista se dio cuenta de la pobreza en esta materia) o de la genialidad que los jugadores más talentosos poseen. Sin embargo, arrastrados por la dinámica del colectivo, ninguno de los jugadores que forman el frente realista se encuentran en plenitud de forma: Vela está lejos de su mejor tono físico, el crecimiento de Bruma está aún por darse, la lucha de Jonathas con el gol afecta a su paciencia y Chory tiene los detalles contados (a Canales no lo menciono porque de momento su participación no va más allá de los últimos minutos, detalle que me llama mucho la atención, por cierto).

No fue hasta el tramo 80-82′ de partido (momento en que uno de los cerebros, Rubén Pardo, abandona el campo) cuando la Real encontró por fin amplitud y posibilidad de encontrar espacios por dentro. Ahora Illarra quedaba como única punta de lanza, la incorporación de Canales suponía una nueva amenaza por dentro (y por ende, las vigilancias y marcas exigían mayor atención a los defensas rivales). Con la nueva disposición el bloque blanquiverde debía elegir entre cerrarse por dentro (donde llegaban a acumularse hasta 4 hombres con Agirretxe —que entró por De la Bella en el 70′-, Jonathas, Canales y Chory) y vigilar a los hombres de las alas (Bruma, Vela).

amplitud y gente por dentro (sin pardo)

 El resultado final fue una suma pueril de centros (y una buena acción de Agirretxe) que no terminaron en nada. La consolación, si es que existe, es que por lo menos en los últimos instantes se jugó con la ventaja de ser uno más. Pero ya era tarde, y hacer en pocos minutos lo que no han hecho en casi 300 minutos de competición es harto complicado para un equipo que no conoce la victoria desde hace meses.

Moyes: “No hemos jugado nada bien en los primero 20-25 minutos. Hemos concedido un gol muy pobre primero a través de una disputa perdida en el centro del campo y luego por haber cubierto mal el segundo palo. […] En la segunda parte debimos marcar un gol, pero no hemos tenido el último pase de calidad, aunque hay que felicitar al Betis por su actuación defensiva […] No creo que hayamos defendido bien en el primer tiempo; concedimos muchas ocasiones, centros que no debieron llegar […] No hemos demostrado estar preparados para encarar el reto de competir contra el Betis, un recién ascendido que juega ante un gran público.”

Mel“Joaquín ha sumado, pero como todos los demás. He visto un gran partido de Petros mientras ha estado en el campo, se ha entendido muy bien con Alfred [N’Diaye], he visto un muy, muy buen partido de Bruno y Heiko [Westermann], muy serios Juan [Vargas] y Piccini, la sobriedad de Antonio [Adán], Rubén hace el gol, como siempre… Nosotros jugamos como equipo, no podemos vivir de las individualidades.”

Sustituciones: Xabi Prieto dejó el terreno de juego en el descanso por ‘Chory’ Castro. Agirretxe entró en el 70′ (por De la Bella) para formar pareja con Jonathas y por último Canales intentó aprovechar los últimos 8-10 minutos tras sustituir a Rubén Pardo

↑ Aplauso de la semana: Bruma. Jugando en banda derecha tiene dos salidas (hacia afuera y hacia dentro), algo que en la izquierda no lo habíamos visto hasta ahora (su zurda no la utiliza más que para controles y pases). Su primera parte y algún que otro buen centro le salvan del suspenso.

↓ Suspenso de la semana: Elustondo. Ciertamente elegir a Mikel González o Rubén Pardo no me hubiera causado mucho esfuerzo, pero la acción del gol y la poca eficacia de sus centros (algo que no sólo él, sino todo su equipo, hizo mal) le convierten en uno de los peores calificados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s