Día 20: Málaga-R. Sociedad (1-1) o cuando Alfred sumó de verdad

La Rosaleda es desde hace no mucho un lugar cumbre en la historia realista. Allí se forjó el escudo con el que Montanier y sus chicos remontaron una situación de apariencia insostenible. En cosa de unos meses, la salvación sería sustituida por un billete a la Copa de Europa. En el caso de Vela puede que además de aquella victoria (en la que anotó el 0-1, por cierto) tenga más de un recuerdo cuando piensa en el escudo malaguista. Los de Javi Gracia han sido una de las grandes revelaciones de La Liga por la propuesta de su fútbol y sobre todo por la coordinación de los miembros de su sistema. No sé si ganar en casa de Juanmi, Castillejo y Samu García sería tan complicado como aquel Málaga de Pellegrini, pero desde luego que el nivel de dificultad no sería muy lejano.

El encuentro

XI: Rulli; Zaldúa, Ansotegi, Iñigo, Yuri; Markel, Granero; Xabi Prieto, Canales, ‘Chory’; Agirretxe (4-2-3-1/4-4-2)

Bajas: Vela, Mikel González, De la Bella

Málaga: Kameni; Rosales, S. Sánchez, Weligton, Boka; Recio, Darder; Samu, Castillejo; Amrabat, Juanmi (4-2-2-2)

Los dos equipos tardaron en asentarse en la arena. Ambos presionaban tras pérdida, pero era el conjunto de Gracia el que se adueñó de los tiempos. El Málaga ganó en criterio y soltura hasta tres cuartos de campo. En un sistema de 4-2-2-2 asimétrico, agarró el esférico con las dos primeras líneas e intentó romper el orden realista con la línea de los inteligentes (Samu, Juanmi, Amrabat y Castillejo).

presion intensa

La Real presionaba tras robo, pero en ningún momento el Málaga se vio superado por la intensidad de su rival. 

Pero los blanquiazules no conseguían entrar, y tampoco la Real estaba en condiciones favorables para salir con la pelota jugada. Consumido el primer cuarto de hora, Moyes cambió el dibujo sobre la marcha y el 4-2-3-1 pasó al más puro inglés 4-4-2. Esto liberaba a Chory dejando la cal por la zona de un segundo punta, pero a la vez suponía que Canales jugara en la posición que más desnaturaliza sus virtudes, la banda izquierda.

mala en estatico 1T

Durante 5 minutos el delantero uruguayo envió señales de comodidad con su nuevo rol: juego de espaldas, jugar a uno o dos toques para llegar al área y atraer rivales para luego desbordar.  Pero como digo, el Málaga tardó poco en corregir la situación. A partir de ahí Agirretxe apenas era una referencia en el área que no participaba en el juego, Canales se evaporó en su nuevo puesto, Granero no jugaba con ventaja y por ende no movía al equipo, y por último Xabi Prieto ligeramente colaboraba con Zaldúa para colgar centros a la nada. Por otro lado, los ataques visitantes eran esporádicos, porque salvo en jugadas que el Málaga cometía errores no muy forzados, el campo se le hizo larguísimo a la Real.

canales izq

La Real volvió a jugar con el 4-4-2 con Canales en la izquierda.

Centros de la Real Sociedad en la primera parte (Foto: Squawka)

Centros de la Real Sociedad en la primera parte (Foto: Squawka).

También hay que decir que si el campo no tenía horizonte para los txuri-urdines (color fluorescente aquella noche) fue porque el Málaga así lo quiso también. A cada pérdida de balón le acompañaba una suma de apoyos que tenía tres resoluciones posibles: a) robo, b) salida limpia de la Real, c) falta. Siendo c y a las variantes más repetidas, era el conjunto boquerón el más acomodado sobre el campo. Evidentemente no tener a Pardo en el campo reduce la velocidad y el criterio de la posesión. Por cierto, con la ausencia del canterano la Real perdió la posesión (47,4%) por primera vez en los últimos 7 partidos.

faltas en campo contrario Malaga

Faltas del Málaga en el primer tiempo. Todas muy lejos del área de Kameni (Foto: Squawka).

Para dar por cerrado el análisis del primer periodo, un detalle a destacar, y que además luego sería determinante en el resultado, fue el tema de los saques de esquina del Málaga. La Real, como viene haciendo desde el primer día con Moyes, defendió en zona todas las acciones a balón parado. Sus rivales lo saben y generalmente optan por entrar en carrera para que el defensor txuri-urdin parta con desventaja desde su inmovilidad. La inferioridad aérea contra el Córdoba y Sevilla seguramente motivaron a Gracia a plantear un plan de desajuste. En los tres primeros saques de esquina, con un 100% de efectividad, el Málaga buscó la prolongación o el remate en el primer palo.

Moyes mantuvo el esquema para el segundo periodo, que si bien en ataque no estaba generando grandes oportunidades, en defensa transmitía orden (con balón en movimiento). Pero el Málaga se estaba acercando, Amrabat era el sol que daba luz a su equipo y en el marroquí se apoyó todo el fútbol malagueño de los primeros quince minutos. Hasta que en el minuto 55, en una falta frontal provocada por el propio Amrabat (Iñigo Martínez recibió sanción y se perdería el próximo partido en el Calderón), Recio remataría en solitario debido a un mal cálculo de la trayectoria por parte de la zaga o, y esta es mi teoría, falta de decisión de los objetivos. Con ésto último me refiero a que en el momento de la verdad, en el instante del golpeo, la defensa donostiarra tiende a quedarse suspendido por la indefinición de su propósito: “¿Marco al hombre, me quedo estático o miro al balón?”. La sensación, no recuerdo si en la era Jagoba Arrasate sucedía lo mismo, es que desde el gol de Manucho la Real regala situaciones de estrategia impropias de un equipo manejado precisamente por una figura a la que le encanta tener controlado este terreno. Factor que llama la atención dada la confianza que el equipo transmitía en este apartado a principios de la era Moyes.

El técnico escocés, con treinta minutos por delante, sentó a Granero y Canales para alargar el equipo con Hervías y Pardo. Uno corriendo y el otro golpeando. El Málaga aceptó el reto y el bloque bajó la línea de presión. Tanto que era la Real la que ahora dominaba la pelota. Mientras tanto Amrabat interpretaba a la perfección el papel de un robusto árbol frutal, cada contraataque malaguista era signo de peligro. Sin embargo, Ansotegi e Iñigo cumplieron un día más en la oficina repeliendo todo lo que se cruzara por su camino. Fue en una contra donde la Real se encontró con su mejor ocasión. Esta vez Amrabat cayó en el clásico error de no finalizar una jugada de estrategia, y tras un robo los guipuzcoanos se encontraron con un 3 para 2 que Chory no supo finiquitar.

A falta de 10 minutos Finnbogason entró por el propio Castro, que sin estar acostumbrado a completar los 90 minutos, abandonó el terreno de juego lesionado. Pudiera ser que al islandés nadie le esperara, y fue entonces cuando, por primera vez, su participación produjo cosas al equipo. A los dos minutos de su entrada, sin haber contactado con el balón, Iñigo Martínez largó un pase de 50 metros a Xabi Prieto, Finnbo se acercó para dar continuidad a la jugada y en un acto de maestría descubrió de reojo que Pardo llegaba desde segunda línea. El final ya nos lo sabemos: 1-1.

El Málaga todavía tenía tiempo para jugar con las carencias en el primer palo del equipo realista, pero la falta de precisión para el último golpeo que había lastrado al Málaga le acompañaría hasta el último silbido del árbitro.

Javi Gracia: “Hemos trabajado por la victoria. En gran parte del partido hemos hecho méritos para habernos llevado un resultado más ventajoso. A pesar del dominio, no materializar y no crear tantas ocasiones de gol es lo que hace que haya sucedido lo de hoy. […] En la primera parte, a pesar del dominio y empezar muy bien, hoy también hemos sacado partido del balón parado; una falta lateral, situaciones de peligro en los córners… […] Es cierto que he tardado mucho en hacer el tercer cambio, pero teníamos a Sergio [Darder] con molestias, a Carlos [Kameni] con el gemelo tocado, Castillejo muy justo, a Nordim [Amrabat] haciendo unos esfuerzos terribles… no sabíamos qué jugador íbamos a necesitar. […] En el día de hoy nos ha faltado que en ese dominio hubiera también más presencia de área. En el descanso hemos reclamado a Juanmi, Samu, Amrabat y Castillejo, que son los jugadores que en esos últimos metros, que tengamos más agresividad”.

Moyes: “Trabajamos muy duro para el empate. Creo que el Málaga estuvo excepcional en los primeros veinte minutos, pero hemos conseguido mantenernos en el partido, nunca hemos dejado de estar vivos […] Estuvimos muy mal en el 1-0. Somos mejores de lo que hemos demostrado en esa acción. Es decepcionante que en un partido duro concedamos un gol tan sencillo. Pero en general estoy contento por cómo ha jugado el equipo, con su actitud de darlo todo. Todos los jugadores, incluso los que han salido del banquillo, han colaborado en el empate. Pardo ha marcado un gran gol y Alfred Finnbogason ha dado una buena asistencia”.

Sustituciones:  sustituciones comentadas. Pardo y Hervías (65′) sustituyeron a Granero y Canales. Finnbogason ocupó la delantera tras sustituir a Chory Castro (81′).

↑ Aplauso de la semana: Finnbogason. El gol al Córdoba y la asistencia del 1-1 son muestra de que no es el deseo de triunfar lo que le impide sonreír en el campo.

↓ Suspenso de la semana: Agirretxe. Muy poquito de Imanol. Su rendimiento ha bajado notablemente en las últimas actuaciones. Es verdad que su equipo no le da de comer, y eso para la referencia de un conjunto de media-baja tabla es un peso de responsabilidad enorme, pero el de Usurbil no está encontrando su sitio ni dentro ni fuera del área.

Nota: todas las imágenes se pueden ampliar haciendo click.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s