Día 17: Real Sociedad-Espanyol (1-0) o cuando Casilla remató la semana

El final de la era Aguirre y la llegada de un debutante en la categoría como Sergio González alejaban al Espanyol de la clase noble. Ni en las mejores previsiones cabía la posibilidad de llegar al mes de febrero con una semifinal de Copa del Rey por disputar y unas posiciones europeas no muy lejos de ser alcanzadas. Pero con un bloque muy definido por el orden de sus líneas, con Sergio García canalizando todo el poderío ofensivo, y piezas como Lucas Vázquez, Victor Sánchez y Caicedo (segunda vuelta) dando pinceladas al juego, el Espanyol de Sergio pudo acortar etapas de crecimiento a un ritmo feroz. La semana de visitar Anoeta, sin embargo, podría considerarse la más negra de su temporada. La derrota copera (1-3) el miércoles ante el Athletic (habiendo logrado empatar en San Mamés) le privó de una noche muy especial ante su eterno rival, el Barcelona. Tocaba, pues, visitar San Sebastián con la peor de las caras y con la cabeza puesta en la eliminación ante los vecinos bilbaínos. La Real, por su parte, volvía al sitio donde mejor se encuentra, en casa. Para olvidar (Valencia) o por necesidad (descenso cerca), ganar era una obligación ante un rival tan tocado.

El encuentro

XI: Rulli; Zaldúa, Ansotegi, Iñigo, Yuri; Granero, Pardo; Canales, Xabi Prieto, ‘Chory’ Castro; Agirretxe (4-2-3-1)

Bajas: Mikel González, Carlos Martínez y Vela

Espanyol: Casilla; Arbilla, Héctor Moreno, Álvaro, Duarte; Lucas Vázquez, Javi López, Abraham, Víctor Sánchez; Caicedo, Sergio García (4-4-2)

En días como los de hoy uno debe solidarizarse con el cronista medio que debe resumir un suceso de 90 minutos que, siendo objetivos, su extensión no puede ir más allá de las cuatro frases. Pero ese no es mi negocio. El mío es ocupar líneas con letras que narran lo que sucede en el campo. Y si verdaderamente tenemos poco contenido, se dice y llegaremos tan lejos como sea necesario.

La Real saltó con el plan de esconder el balón y el Espanyol a esconderse en su parte del campo. Que los números de la posesión ilustraran un partido igualado se explica desde la cantidad de despejes y envíos en largo que la Real mandó a zona de nadie. Pardo se colocaba entre centrales, los laterales se abrían y arriba se formaba una línea de 4 formada por los extremos (Canales, Chory), mediapunta (Xabi Prieto) y delantero (Agirretxe). La distancia entre el joven cerebro realista y la línea atacante era de dos líneas enemigas. Es decir, salvo envíos exitosos (no hubo ninguno en el primer tiempo) a Agirretxe o Xabi Prieto, el mecanismo preferido de la artillería donostiarra era abrir a banda y que sus hombres abiertos buscaran agujeros sin tener ninguna superioridad numérica ni posicional.

presion espanyol

La Real iniciaba, el Espanyol esperaba (I)

presion espanyol 2

Pardo entre centrales en la salida de balón. Granero cubierto por delantera y a ojos de los medioscentros. Laterales abiertos, pero con poca probabilidad de sorprender al rival (II)

altura espanyol 2

Como en la primera imagen, los cuatro atacantes se colocaban entre 8 hombres (dos líneas de cuatro) del Espanyol (III)

En fase defensiva, como viene haciendo normalmente el equipo, la Real presionaba con los hombres cercanos en caso de perdida de balón. Si los catalanes iniciaban desde atrás, el conjunto txuri-urdin no se sentían obligados a apretar arriba. Los visitantes, bastante más cómodos al contraataque que en el juego estático, aprovecharon el experimento de colocar a Victor Sánchez en la izquierda para cargar el costado con Duarte, Caicedo y las apariciones de Sergio García. En las pocas veces que al Espanyol no se le hizo largo el campo, de ahí llegó el peligro, que tampoco fue mucho. En el lado débil, Lucas Vázquez no pudo superar a un gran Yuri (respuesta elogiable después de ser uno de los señalados tras la derrota de Mestalla).

defensa en pos de 4-4-2

Defensa poscional de la Real Sociedad (4-4-2)

Curiosamente cuando el dominio empezaba a ser de color amarillo, fue cuando a Kiko Casilla se le ocurrió no levantar la mirada y asistir a Canales el gol absurdo de la jornada. El canterano madridista, que no ha completado precisamente su mejor temporada, sepultaba así una primera parte en la que no había recibido ni un tiro a puerta.

Comenzada la segunda parte quedó de manifiesto que el error de Kiko iba a costar un cambio de actitud importante en la disposición del equipo. El resultado, por muy efectivo que hubiera sido su orden en la primera mitad, exigía al Espanyol mayor desgaste en la parcela contraria. Su presión incrementó.

presion espanyol segunda parte

Presión de mayor altura del Espanyol tras el descanso

Montañes entraría por Víctor Sánchez para que las salidas laterales no fueran una opción de repliegue para la Real y a la vez el Espanyol encontrara una opción de atacar al espacio. Pero quitando una acción a balón parado de Caicedo (despreocupación de Markel Bergara en el marcaje) la Real tuvo en todo momento la situación controlada. De hecho, como último apunte a destacar, los locales gestionaron los últimos minutos con la inteligencia que faltó otros días.

Moyes: “El equipo estuvo muy comprometido en el segundo tiempo, el Espanyol ha tenido pocas oportunidades para marcar […] No hemos empezado muy bien, jugamos muy lentos […] en el segundo tiempo les he dicho a los jugadores que sean positivos, que jueguen hacia adelante cruzando balones, chitando… Y creo que buscamos el segundo gol hasta el final […] No hemos pasado bien el balón en la primera mitad […] Nuestro juego debe ser más clínico, tener un mejor pase, un mejor último tiro, pero creo que hoy lo intentamos. Hay que tener en cuenta que no está Vela; no tenemos grandes individualidades en el frente de ataque que puedan ganar un partido. Sin Vela tenemos que construir colectivamente el gol, pasar, centrar… no tenemos muchos jugadores individualistas en este momento”.

Sergio: “Pierdes por un error individual, pero es algo que pasa en esto del fútbol […] Si no hubiésemos encajado el gol, a medida que avanzara el tiempo, quizá ellos jugando en casa tendrían la necesidad de ir a por nosotros y les hubiéramos podido coger a la contra […] El cambio de Víctor por Montañés se debe a que sabíamos que la Real atacaba mucho por los laterales y queríamos tapar bien con una persona que tuviera recorrido”.

Sustituciones: Hervías (74′) entró por el Chory aprovechando que una contra de gol estaba más barata que en momentos previos. Markel entró en el mismo minuto por Granero para, imagino, dar una consistencia defensiva que el madrileño está lejos de dar y de esta manera poder conservar el resultado.

↑ Aplauso de la semana: Yuri. Su espalda fue la debilidad que más aprovechó el Valencia para hacerse con la victoria en Mestalla. En esta ocasión estuvo muy rápido recuperando metros y borró a Lucas Vázquez del mapa, algo que no muchos laterales izquierdos pueden decir lo mismo en este curso. El velocísimo periquito tuvo que centrar siempre incómodo y nunca logró driblar hacia fuera. La colocación corporal de Yuri tapaba constantemente su visión y a veces obligaba a Vázquez a conducir hacia el interior, donde tenía todas las de perder.

↓ Suspenso de la semana: En un equipo planísimo, donde el esfuerzo físico es de lo poco elogiable, es difícil señalar a un solo jugador. No hubo una actuación individual especialmente negra.

Nota: todas las imágenes se pueden ampliar haciendo click.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s