Día 10: Real Sociedad-Rayo (0-1) o cuando Jémez desmontó la zona

David Moyes se marchó de la última rueda de prensa postpartido tildando de “muy buena” la actuación frente al Villarreal de Marcelino. Entendiendo sus palabras más como un arma psicológica que una declaración sincera, el escocés añadió en la previa del encuentro contra el Rayo que su equipo debía mejorar en la elaboración de las jugadas y sobre todo incrementar el número de ocasiones. Por otro lado, David advirtió que, debido al “estilo abierto” del equipo de Paco Jémez, el enfrentamiento del fin de semana sería un “partido diferente”. La realidad, en cambio, se encargó de desmentir tal premisa: el aburrimiento volvió a conquistar Anoeta.

El encuentro

XI: Rulli; Elustondo, Ansotegi, Iñigo, De la Bella; Markel, Granero; Vela, Canales, Xabi Prieto; Agirretxe (4-2-3-1)

Bajas: Zurutuza, Carlos Martínez, Zaldúa

Rayo: Toño; Quini, Zé Castro, Abdoulaye, Insua; Baena, Trashorras; Aquino, Bueno, Kakuta; Manucho (4-2-3-1)

Tarde de sábado soleada, estadio lleno, horario inglés (16:00h.) y un rival al que le gustan los golpes. Si existe un escenario moyesiano, no puede ser muy diferente al pasado 17 de enero. Como venía siendo costumbre, David volvió a alterar la línea de ataque; inquieto por la escasez de oportunidades que generaba su equipo, probó poner a Xabi Prieto por la izquierda, Canales mediapunta y Vela en derecha para servir balones al punta, esta vez Imanol Agirretxe.

Presion inivial de la Real

Presión alta de la Real

El conjunto donostiarra, especialmente atraído por el vértigo de la salida rayista, imprimió una presión bastante agresiva sobre la iniciación del juego visitante. La Real apretó moderadamente, pero no lograba robar, de ahí que el Rayo controlara el balón con demasiada comodidad hasta tres cuartos de cancha. En el último tercio, los cuatro de atrás pudieron sostener a Kakuta, Bueno y Aquino, que no tuvieron un día demasiado inspirado en el apartado de la profundización. En el manejo del balón, la presión a todo campo del equipo de Jémez imposibilitó que los blanquiazules dieran protagonismo al balón desde la defensa.

imposibilidad de salir jugando

A la Real le era imposible iniciar por abajo

Así se explica que en la primera parte el equipo realzale cosechara la segunda cifra más alta (la primera fue en Levante, con 18) de envíos en largo (16) desde la llegada de Moyes. El ataque local se resumió en una sucesión de balones kilométricos en la que solo Agirretxe y Xabi Prieto tomaron parte con escaso éxito (después de bajar el balón, no había continuidad a la jugada). La poca capacidad imaginativa del plan llegó a tal punto que no supimos nada de Vela en 45 minutos (en 90, en realidad); el mexicano, situado en la banda derecha, tardó 15 minutos en colocarse al lado de Agirretxe (Xabi Prieto volvió a su lugar natural, la derecha, y Canales ocupó el carril izquierdo), pero ni otorgándole al mexicano la libertad de un ’10’ el equipo supo sacarle jugo.

Canales, por su parte, fue el único que pudo (o supo) atacar la espalda de una defensa excesivamente acomodada. Encontró profundidad por la izquierda en un par de ocasiones y probablemente sus internadas fueran la razón que motivó a Moyes a colocar las piezas en su sitio tradicional. Igualmente, si hay que subrayar a otro jugador, Agirretxe fue el más productivo teniendo en cuenta su soledad posicional. En cualquier caso, pocas tardes tan plácidas como ésta de Anoeta va a tener un equipo de Jémez.

La segunda mitad no distó mucho de la primera, el panorama fue incluso a peor si cabe. Pardó entró al campo (min. 52) por el único jugador capacitado para meter pierna (Markel), por lo que la Real dejó su espalda en manos de sus centrales. En fase ofensiva, los 14 pases (¡14 en 40 minutos!) de Rubén adquirieron poca importancia en el ritmo de juego txuri-urdin, que era prácticamente nulo.

Tackles Granero

‘Tackles’ de Granero vs Rayo (2/11). Las cruces azules son acciones que terminaron en falta (Foto: Squawka)

mala cobertura Granero-Pardo

Esta es una acción en la que Iñigo Martínez roba el balón en mediocampo. Detrás de él hasta cuatro atacantes del Rayo esperan la pérdida. Tanto Granero como Pardo no tiran la cobertura de seguridad

El peligro que corre la Real Sociedad sin Markel en el campo es recibir contraataques de inferioridad o igualdad numérica

Por suerte la jugada termina en mal menor (3vs3) con un disparo desde el vértice izquierdo de Alex Moreno

La batalla desde la esquina

A falta de virtuosismo en el barro, como en tantas ocasiones anteriores, la batalla aérea volvió a dictar sentencia. En esta ocasión, sin embargo, la mano ganadora no fue la de Moyes. En el fútbol de hoy muere quien no se abre a otras opciones. Y si en Granada la estrategia le valió a la Real para hacerse fuerte, esta vez el balón parado castigó al conjunto guipuzcoano sin poder puntuar ante un rival directo.

El Rayo atacó en carrera la defensa zonal de la Real

El Rayo atacó en carrera la defensa zonal de la Real

Y habiendo avisado en la primera parte, finalmente la estrategia dio resultado

Y habiendo avisado en la primera parte, finalmente la estrategia dio resultado con un gol de Manucho

 

 

 

 

 

 

El Rayo avisó con Ze Castro primero, y Bueno después (ambos remates al primer palo), de que la defensa en zona no iba a detener las balas rayistas. Y claro, si en un momento dado De la Bella (componente del segundo cinturón defensivo) se encarga de cubrir a Manucho, se origina una diferencia de centímetros que bien puede valer un gol. Y así es como llegó, desde la pizarra, la primera derrota de David en su nueva casa.

Moyes: “No hemos jugado bien en el primer tiempo, bastante mejor en la segunda parte. No creo que hayamos merecido ganar, pero tampoco perder. No hemos creado casi ocasiones […] Físicamente se ha notado que el equipo estaba cansado después del partido contra el Villarreal”.

Jémez: “Hemos hecho un partido muy serio; hemos combinado y hemos defendido cuando teníamos que defender […] Lo que buscábamos con Aquino era tener la posesión para luego aprovechar su velocidad”.

Sustituciones: ya he comentado la floja participación de Pardo después de sentar Markel Bergara (52′). El ‘Chory’ entró por Elustondo en el 78′ (Xabi Prieto, como ante el Villarreal, nuevamente jugó de lateral derecho los minutos finales). El uruguayo no entró en juego en ningún momento. El mismo análisis podría hacerse de la actuación Finnbogason, que entró 10 minutos (Granero salió del campo en el 80′) para realizar apenas un desmarque en fuera de jugo.

↑Aplauso de la semana: Agirretxe.

↓Suspenso de la semana: comentaron los comentaristas de Canal + una cosa muy cierta, que fue la mala gestión de los últimos minutos. Desde el gol de Manucho hasta el final transcurren 10 minutos (+3 de descuento). La Real en todo ese tiempo solo es capaz de hacer un centro forzado de Chory Castro. Durante el resto de los minutos el partido se apaga mediante pérdidas y posesión visitante.

 

Nota: todas las imágenes se pueden ampliar haciendo click (se abrirá otra pestaña)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s