Día 8: Granada-Real Sociedad (1-1) o el día en que todo se decidió en el cielo

Tantos puntos se ha dejado la Real fuera de casa que el empate en el Ciutat de Valencia no sorprendió lo más mínimo. Fueron más las maneras (gol en el minuto noventa y de penalti) que el resultado final lo que verdaderamente agravó el dolor. La derrota del miércoles ante el Villarreal, en cambio, estuvo lejos de ser un señuelo. En el primer minuto de juego los de Marcelino pusieron el cartel de “vendido” en la puerta de un partido tácticamente muy favorable para el equipo amarillo.

Así las cosas, el equipo de David Moyes se presentaba en Granada con la idea de ganar por primera vez lejos de casa. El técnico escocés admitía en la previa que “no tener a Markel y Granero va a hacer el partido más difícil”. Y la verdad es que el entrenador realista no andaba mal encaminado; fue un duelo muy difícil ya no sólo de jugar, sino de ver.

El encuentro

XI: Rulli; ‘Charly’ Martínez; Ansotegi, Iñigo, De la Bella; Elustondo-Pardo; Xabi Prieto, Canales, ‘Chory’ Castro; Vela (4-2-3-1)

Bajas: Markel Bergara (acumulación de tarjetas), Granero (acumulación de tarjetas), Estrada, Zaldúa y Zurutuza

Granada: Oier; Nyom, Babin, Mainz, Sissoko; Fran Rico, Iturra, Javi Márquez; Foulquier, El-Arabi, Lass (4-3-3)

Pasan los rivales, cambia el escenario, pero esta Real sigue siendo pura arritmia. Su mayor valor ahora mismo es que a partir de una defensa medianamente junta, consigue que rivales de una entidad menor (Granada, Elche, Levante) acepten un ritmo parsimonioso del que difícilmente uno se puede enamorar.

El inicio del encuentro prometía un partido tímidamente abierto, con los rojiblancos buscando las bandas de Lass y Foulquier, y encontrando en El-Arabi un ‘pivot’ en el que apoyarse. Ésta última jugada monopolizó el ataque posicional de un Granada que se olvidó de dar continuidad al balón. La presión alta de la armada txuri-urdin provocó la precipitación en la salida de los centrales y los envíos en largo fueron una constante (imágenes).

Captura de la presión realista (I)

Captura de la presión realista (I)

Captura de la presión

Captura de la presión realista (II)

balon largo 3

El Granada busco a El-Arabi como respuesta (I)

Captura de la presión realista (I)

El Granada busco a El-Arabi como respuesta (II)

La Real, por su parte, volvió a tirar de la sociedad Canales-Vela para procurar hacer algo distinto en el césped. El cántabro tuvo buenos minutos abriéndose a banda izquierda o ejerciendo de hombre “boya” dando sentido a un equipo sumamente perdido en zonas intermedias. La subida sistemática de los laterales y la anchura de sus extremos sorprenden pocas veces a un equipo como el Granada, que si algo hace es cuidar la amenaza aérea. En cuanto a la circulación del balón, resultó ser una presa de fácil persecución; ni Pardo y ni mucho menos Elustondo aceleraron jugadas en estático. Fue a través de segundas jugadas (así llegó la ocasión más peligrosa de la primera parte) y de pérdidas granadinas (el gol de penalti precede a una innecesaria pérdida de balón por parte de Foulquier) donde el equipo de Moyes encontró sus -escasas- oportunidades. La asociación Rulli-Xabi Prieto, la más repetida de los realistas en hora y media de partido, volvió nuevamente a ser la “originalidad” del equipo.

En el segundo tiempo los visitantes se dejaron llevar y Caparrós aprovechó la ineficacia del juego en largo (de ahí la entrada de Success por El-Arabi) para enriquecer las bandas. Así creció Lass, quien acosó el costado de Pardo y De la Bella para hacer lo que Riki (entró la última media hora) no pudo con Carlos Martínez. Sin un fútbol maravilloso, pero con la inercia de cara, el Granada completaría la igualada gracias a un error de nobel por parte de Pardo. No puede decirse, y menos viendo los antecedentes de anteriores encuentros, que no se veía venir.

Si algo positivo hay que subrayar del encuentro es la serenidad con la que Iñigo Martínez y Ansotegi afrontaron la lluvia de centros laterales (24 intercepciones de 51). Para entender la inmensidad de esas cifras hay que tener en cuenta que la Real realizó 17 envíos desde la banda en 90 minutos. O mejor, el Atlético de Madrid, equipo que más y mejor utiliza el centro lateral, realizó 32 centros contra el Granada en el Calderón.

Total centros del Granada (Foto: Squawka)

Centros del Granada durante los 90 minutos (Foto: Squawka)

Mapa de centros despejados por Iñigo y Ansotegi (Foto: Squawka)

Mapa de centros despejados por Iñigo y Ansotegi (Foto: Squawka)

 No sabemos si Moyes tuvo algo que ver en esa capacidad de anticipación, lo que sí es indudable es el trabajo zonal en las jugadas de estrategia. Los hombres altos (Iñigo, Ansotegi, Xabi Prieto), rodeados por otra línea de tres (Elus, Carlos Martínez y De la Bella) impidieron que especialistas como Babin y Mainz encontraran el espacio.

Moyes: “Creo que tanto hoy como contra el Levante tuvimos que sacar más puntos. En cualquier caso, no estoy contento con el juego desplegado […] Probablemente el empate sea lo justo […] No hemos controlado el partido tras el 0-1, y no hemos jugado bien en general”.

J. Caparrós: “Lass nos ha dado verticalidad, velocidad y nos ha permitido generar arriba […] El equipo ha hecho méritos para conseguir la victoria. El fútbol tiene mucho de azar y a nosotros no nos ha acompañado en jugadas clave como la de Nyom [un disparo al poste]. El equipo lo ha intentado, pero también es cierto que los rivales nos hacen gol con lo mínimo. Nos pasó lo mismo contra el Getafe”.

Sustituciones: Finnbogason a falta de 20 minutos por Chory. Su entrada coincidió con los mejores minutos del Granada y poco impacto tuvo su actuación en el desarrollo final del partido. En los últimos minutos, Yuri (91′) y Agirretxe (92′) entraron para dar el broche final a un partido descolorido.

↑Aplauso de la semana: Iñigo Martínez. Por segundo partido consecutivo, el de Ondárroa hizo una actuación de titan. Iñigo tuvo un 1vs1 bastante intenso con El-Arabi hasta el minuto 60 (momento en el que el marroquí fue sustituido) y ganó todas las disputas individuales. Junto a Ansotegi, cerraron el área pequeña y se hartaron a despejar centros laterales.

↓Suspenso de la semana: Moyes se mostró poco reactivo desde el área técnica. Hervías, Agirretxe, Finnbogason, Gaztañaga… las bajas de Markel y Granero no eran excusa para que Moyes moviera tan poco (o nada) en la segunda mitad. Meter a Hervías, por ejemplo, hubiera dado a Canales un hombre al que poder servir pases de profundidad y que éste buscara a Finnbogason o la jugada individual. Meter a Agirretxe para mejorar la calidad de los pases en campo contrario (como ya sucedió en El Madrigal) y a la vez ser un punto de apoyo para que pudiera salir el equipo era otra opción. Igual no hubiera sucedido nada, pero siempre es mejor intentarlo que quedarte mirando cómo se consumen los minutos. Eché de menos una reacción del técnico ante tanta inmovilidad.

Para terminar os adjunto el vídeo en el que he recopilado la actuación individual de Iñigo Martínez en Los Cármenes. Qué buena noticia para esta Real tener al vizcaíno a este nivelazo.

 

Nota: todas las imágenes se pueden ampliar haciendo click (se abrirá otra pestaña)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s