Día 3: Villarreal-Real Sociedad (4-0) o cuando Bruno decidió romper

La Real Sociedad visitaba El Madrigal con una dinámica positiva de resultados, aunque con bastantes deberes en la pizarra. Entre semana visitaron el Carlos Tartiere (estadio del Real Oviedo) con motivo de la Copa del Rey (la ronda de octavos de final, que jugarían luego en enero contra el Villarreal de Marcelino, que analizaremos también aquí). Moyes comentó en la previa que haber mantenido la portería en blanco en los últimos tres partidos (la Real empató a 0 en Oviedo) es muy positivo para la confianza del equipo. En cambio, David afirmó que “el Villarreal es el rival más duro que me voy a encontrar desde que he llegado aquí […] Es un club ha hecho buenos fichajes, se mantiene estable y sigue creciendo a cada paso que da”.

Sigue leyendo

Día 2: Real Sociedad-Elche (3-0) o cuando Vela coloreó un partido gris

Habréis imaginado que el Día 1 suele ir antes que el 2, pero no he podido conseguir el partido de Riazor (Deportivo-Real, jornada 12, fue la primera jornada de la Real con David Moyes en el banquillo) y como el objetivo es realizar un análisis lo más ajustado posible, no creo que fuera acertado hacer un resumen del vago recuerdo que tengo sobre el encuentro. Lo que sí puedo apuntar es que aquel día la Real jugó con el mismo sistema (4-4-2) y mismos hombres (salvo Chory Castro, que se quedó en el banco para dejar su plaza a Xabi Prieto) que en la segunda jornada (a continuación adjunto la formación). Las últimas líneas en este blog sobre el 0-0 de A Coruña las firmará el propio Moyes:

“Creo que en el primer tiempo hemos jugado bien y hemos hecho suficiente como para adelantarnos en el marcador. Sin embargo, hemos salido lentos en el segundo tiempo, hemos concedido la posesión muy fácil y creo que el Deportivo ha sido mejor equipo tras el descanso […] Hemos tenido solamente una semana para preparar el partido y tenemos cuatro bajas importantes [Xabi Prieto, Iñigo, Mikel González y Zaldúa, éste último en el banquillo pero en fase de recuperación] por lo que en general tengo buenas sensaciones por cómo ha respondido el equipo”.

El encuentro

XI: Zubikarai; Charly Martínez, Elustondo, Ansotegi, De la Bella; Xabi Prieto, Markel, Granero, Canales; Vela, Agirretxe (4-4-2)

Bajas: Zaldúa, Iñigo Martínez y Mikel González.

Elche: Tyton; Damián Suárez, Pelegrín, Lombán, Cisma; Fajr, Adrián, Mosquera, Víctor Rodríguez; Jonathas, Cristian Herrera (4-4-2)

El debut de David en Anoeta comenzó de la mejor manera con un zarpazo de Carlos Vela en el minuto 3, que trastocó los planes de los dos equipos. Sí, también los de la Real. El gol fue una acción pícara. La Real realiza un saque de falta rápido en la banda derecha para coger descolocada a la defensa del Elche; tras un apoyo y continuación de Carlos Vela con Canales, el balón termina siendo rematado cómodamente por el propio mexicano, que remata libre de marca. Con el 1-0 el rostro de Escribá se frunció para todo el encuentro. Y no porque su equipo jugara mal, más bien porque no tuvo la oportunidad de jugar con el resultado en ningún momento. El planteamiento de los ilicitanos, que apenas fue alterado hasta los minutos finales, sorprendió saltando con un bloque de una altura valiente y con la intención de presionar a una Real lastrada por su espesa salida de balón. Los locales, por su parte, se dejaron llevar por el resultado sin ser agresivos en el robo de balón e intentaron acumular espacios en el medio adelantando la línea defensiva.

Defensa posicional de la Real.

Defensa posicional de la Real.

Posicionamiento del Elche sin balón.

Posicionamiento del Elche sin balón.

Con las cartas sobre la mesa, la Real no ocultó su confianza en Elustondo, centrocampista reconvertido, para intentar comenzar las jugadas desde su área. Los pases Ansotegi-Elustondo (12) y Carlos Martínez-Elustondo (11) fueron dos de las cuatro secuencias más repetidas en los “minutos calientes”. Una vez superada esta fase, el siguiente paso era lograr que Carlos Martínez y Xabi Prieto agitaran la zona encontrando en Vela un apoyo añadido. Pese a la insistencia, la Real no logró hacer combinaciones mediante triángulos y se olvidó del lado contrario, que es lado más débil del Elche con Damián Suárez (uno de los jugadores menos constantes de la Liga guardando la línea).

Mapa de calor de la Real Sociedad. Se ve claramente cómo el equipo de Moyes cargó todos los ataques en el sector derecho.

Con este mapa de calor se ve claramente cómo el equipo de Moyes cargó todos los ataques en el frente derecho, aunque sin encontrar profundidad (Fuente: Squawka)

Precisamente en la izquierda, el partido de Canales tuvo luces y sombras. Luces porque desmostró tener velocidad suficiente para acelerar una jugada de gol o bajar a la medular para acompañar la jugada. Y sombras porque precisamente participa menos en el juego de lo que le pide a voces el equipo. Pero para poca participación en el juego la que necesita Vela, que le bastan tres ocasiones para hacer un hat-trick (como dato, apuntar que todos los goles parten de una acción en la banda derecha). Realmente ver los partidos de la Real 2014 con Vela en el campo es un ejercicio impactante y concluyente para explicar el bajón del equipo tras su lesión en el Bernabéu. Es un jugador de otra liga. Para terminar con la parcela ofensiva, Agirretxe tuvo que ser sustituido por Finnbogason en el minuto 7. El islandés, otro día más abrazado a la invisibilidad, no parece que vaya a dar signos de luz hasta que el equipo le ofrezca balones de calidad. Comentaba Gaby Ruiz (Canal +) en la retransmisión que es un jugador “poco autosuficiente”. Y en el campo se nota; además de confianza, necesita estar arropado tácticamente para atreverse a rematar al arco.

Mencionaba en el párrafo introductorio que la defensa realista dejaba un espacio a su espalda para reducir el campo de acción visitante. El hándicap, por lo tanto, era el balon en largo a la espalda. Teniendo a Elustondo en la pareja de centrales, la responsabilidad de Ansotegi para corregir y rellenar huecos seguramente era la tarea individual más exigente de los veintidós jugadores. Sus números, sin embargo, son de una entereza aplastante: 4/4 intercepciones, 80% de duelos aéreos ganados, 8/8 despejes en el área y rozó el 90% en pases.  Son muy buenos números para un jugador que bailó con la peor de las parejas. Y tuvo el Jonathas-Herrera en su cara. Si Vela no hubiera anotado la tripletta, no habría duda de quién ha sido el mejor del partido.

Moyes: “Estoy contento con el resultado, pero no tanto con el juego, ya que hemos cometido muchos errores. En la primera media hora del segundo tiempo hemos jugado mejor que en la primera parte, a pesar de habernos colocado 2-0. Pero así es a veces el fútbol”.

Escribá: “Nos ganaron en el acierto. A nivel de juego, sobre todo en la primera parte, yo creo que incluso fuimos mejores. Pero ellos llegaron 3 veces y marcaron 3 goles”.

Sustituciones: los últimos 10-20′ Pardo entró por Canales y se colocó en la mediapunta. La Real cambió al 4-2-3-1 con Xabi Prieto en la izquierda, Vela en derecha y Finnbo como única referencia.

↑ Aplauso de la semana: la portería a 0. Por primera vez en la temporada, la Real salió del campo imbatido por segunda semana consecutiva. En líneas generales el esquema defensivo dejó mucho que desear, podría decirse hasta que se defendió bastante mal, pero no hay duda de que psicológicamente no recibir gol es una inyección de confianza.

↓ Suspenso de la semana: Granero. El partido del Pirata es flojo en las 4 fases del juego. Defensivamente no transmite ninguna confianza (llega tarde a las marcas) y a pesar de que Markel le permite subir un escalón en la tarea organizativa, sus pases se pierden en la horizontalidad, son planos, y lo que es peor, con el paso de los minutos no adquiere el peso que debe asumir el cerebro de la Real Sociedad.

Nota: todas las imágenes se pueden ampliar haciendo click (se abrirá otra pestaña)

Selfie

“La mano de David”  nace con la intención de describir y analizar desde el primer día el legado de David Moyes en la Real Sociedad. Un trabajo que, a falta de que el futuro nos lo confirme, lo iremos reconociendo con el transcurso de las semanas, meses y quién sabe si años. Al igual que no sabemos si David ha venido a Donosti para quedarse por mucho tiempo (su pasado y el mensaje que transmite en el día a día nos dicen que sí), tampoco prometo que la existencia de esta página dure demasiado, ni siquiera que dure. Alguno dirá que el blog ha nacido tarde, porque Moyes lleva ya casi seis meses trabajando en Zubieta. No le faltará razón. Por eso en las próximas semanas intentaremos alcanzar un ritmo suficiente como para analizar los partidos del pasado (desde el primer día) y en el menor tiempo posible colocarnos en el presente.

¿Y qué pasará cuando David Moyes rescinda de su contrato porque se ha cansado de los pintxos? ¿Y si le echan? ¿Y si vuelven a quererlo en Inglaterra?

Lo primero es imposible que ocurra, y de ser así, merecerá la destitución y por ende perderá toda nuestra admiración. Ahora en serio, si Moyes se divorcia de la familia txuri-urdin este blog no tendrá ni más ni menos sentido. Sus latidos dependerán de que el que está al otro lado de la pantalla tenga ganas de escribir. Y como de ésto último hoy por hoy vamos sobrados, sólo puedo terminar esta presentación invitándote a que en el futuro nos acompañes viviendo la rutina de David y a poder ser que disfrutes el camino.